Las lluvias 'rebosan' las lagunas de Padul

El sendero del Mamut, que se interna en el área de la laguna, está rodeado, y en algunos momentos superado, por el agua tras las últimas lluvias. / Juan Enrique Gómez

Aceleran la puesta en marcha de un plan de actuaciones para eliminar vertidos y basuras | Un proyecto de control de ramblas y acequias evitará, a partir de junio, la acumulación de vertidos y basuras por las crecidas

JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLEGRANADA

Un intenso crujir de ramas rompe el murmullo del viento sobre las aguas de la laguna grande de Padul. Una enorme garza imperial se alza entre la vegetación de ribera, mientras un grupo de ánades, asustados, nadan a contracorriente sobre las aguas. La gran garza imperial, con una envergadura de casi un metro y medio, ha dejado de buscar alimento en las orillas para internarse en las arboledas porque las lluvias han provocado una fuerte crecida de las aguas hasta ocupar una gran parte de lo que siempre fue zona inundable, pero que hacía décadas que se encontraba completamente seca.

Las lluvias que durante todo el invierno y el inicio de la primavera se han sucedido con cierta intensidad en esta zona, unido a que desde hace unos años no se producen extracciones de agua en la turbera, han cambiado parte de la fisonomía de esta reserva natural protegida, el agua ha ocupado sus territorios y anegado huertas y caminos que, con el tiempo, se habían trazado en el área de influencia de la lagunas.

En las últimas semanas, la crecida del nivel de agua del humedal de Padul, ha llegado a desbordar en algunos momentos el sendero peatonal del Mamut, aunque la facilidad de drenaje de los sistemas de acequias, conocidas como 'madres' por los habitantes de la zona, propician que el agua baje de forma rápida y el camino de madera siga siendo transitable. Lo que no han podido evitar es la llegada al humedal de vertidos y basuras procedentes del núcleo urbano, tanto por el déficit de depuración de aguas residuales que padece la población, como por la desidia de muchos ciudadanos que tiran sus basuras y vierten aguas fecales sobre cauces como la madre Maestra, que discurre directamente hacia la laguna, como la rambla de los Valcárceles, que vierte sobre la madre Maestra, que a su vez distribuye el agua a la madre del Quiti y se interna en la laguna del Aguadero, la mayor del humedal.

Actuaciones

Las lluvias han provocado que el agua se desborde en los aledaños de esos cauces, con el consiguiente depósito de basuras y arrastre de tierras, que durante la pasada semana, cuando llegó a superar el nivel del sendero, dejó el área con una gran acumulación de residuos. La crecida ha provocado la puesta en marcha de una serie de actuaciones por parte del Ayuntamiento de Padul, el Parque Natural de Sierra Nevada y Medio Ambiente, que comenzaron la pasada semana con los trabajos de un equipo de limpieza a cargo del parque natural que retiraron una gran parte de los residuos depositados a lo largo del sendero del Mamut, y esperan poder intervenir con zodiacs para retirar los que han quedado en zonas con más agua.

La crecida y el consiguiente depósito de basuras ha puesto sobre la mesa la necesidad de acelerar el proyecto de regeneración de la rambla de los Valcárceles que ya estaba previsto por parte de Medio Ambiente. En una reunión celebrada ayer entre el Ayuntamiento, el Parque y la Junta, se informaba de que el proyecto de la rambla se iniciará durante el próximo mes de junio, ya que no es posible trabajar antes por la gran cantidad de agua y la posibilidad de nuevas lluvias. En este proyecto, la Junta invertirá alrededor de cinco millones de euros. Aunque no acabará con los problemas de vertidos y contaminación procedentes de zonas agrícolas, sí evitará la llegada a la laguna de materiales y desechos como ha ocurrido hasta ahora. El proyecto prevé colocar una serie de rejillas que impidan el paso de basuras, la retirada de lodos y la construcción de un colector que lleve las aguas residuales más allá del área protegida.

Fotos

Vídeos