Cuando el agua mana en el desierto

El agua surge desde el acuífero subtrerráneo y fluye por las ramblas, habitualmente secas, del desierto/JUAN ENRIQUE GÓMEZ
El agua surge desde el acuífero subtrerráneo y fluye por las ramblas, habitualmente secas, del desierto / JUAN ENRIQUE GÓMEZ
Paraje Natural de Tabernas

El incremento de surgencias frena el avance del cambio climático y crea la esperanza de que la vuelta de la lluvia no sea un nuevo espejismo, mientras fauna y flora aprovechan los manantiales efímeros

JUAN ENRIQUE GÓMEZ y MERCHE S. CALLE

Una confiada ave multicolor, de gran cresta y largo pico curvo busca invertebrados entre la fina capa de barro en que se han convertido las arenas de las ramblas de Tabernas. Es una abubilla, que como cada año, aprovecha los espacios áridos del sureste para reproducirse y criar a sus polluelos, pero en esta primavera se ha visto sorprendida por el incremento de comida lo que augura un mayor éxito a la hora de sacar adelante a los siete pollos que generalmente ocupan el nido cuidados directamente por la hembra, mientras el macho recorre los taludes en busca de comida. Y es que en esta temporada el agua y las altas temperaturas han provocado un aumento en la eclosión de insectos y la presencia de larvas de mil y una especie, lombrices y otros muchos invertebrados.

Una abubilla busca alimento entre areans salinizadas
Una abubilla busca alimento entre areans salinizadas / J. E. GÓMEZ

Junto al macho de abubilla que camina entre los bordes de ribera, entre los tarajes y plantas acostumbradas a ambientes salinos como las salsolas, la tierra se levanta por el impulso de los brotes de jopos de zorro. Una de las plantas indicadoras de los ecosistemas áridos y salinizados de los desiertos y saladares del sur de la península Ibérica, que con sus bellísimas flores amarillas arracimadas, muestra que algo ha cambiado esta temporada en el desierto. Al ser una especie parásita que solo vive de otras plantas halófitas, su presencia está condicionada a la salud de sus anfitriones, que este año se encuentran en uno de sus mejores momentos gracias al incremento del agua.

Bajo los taludes que caen sobre el barranco del Grillo, los cauces casi siempre secos llevan agua hacia la rambla de Tabernas, junto al borde de la autovía A-92. Son antiguos surcos de arroyos que conducen las surgencias del acuífero subterráneo hacia el interior del subdesierto, pero esta primavera la cantidad de agua que discurre lentamente por los barrancos ha hecho crecer la vegetación de las riberas, y ayuda a la supervivencia de especies clave en este singular ecosistema, como los Euzomodendron bourgaeanum, arbustos de pequeñas flores en cruz de color amarilla, una especie endémica del sureste ibérico que exclusivamente crece en las tierras de Sorbas y Tabernas.

El agua de la lluvia ha reactivado de uno de los tradicionales manantiales salinos del desierto, el de las Ramblas , situados a solo un centenar de metros del puente que conecta la A-92 con la antigua carretera del municipio, que aunque cada año deja ver un hilo de color cobrizo, esta primavera ha llenado la rambla de trazas blancas y aguas amarillas surgidas del subsuelo del desierto.

Senderistas realizan la ruta del desierto
Senderistas realizan la ruta del desierto / J. E. GÓMEZ
El cambio global empieza en las zonas áridas

Las tierras subdesérticas del sur de la península Ibérica, están bajo el punto de mira de científicos que estudian la evolución y los efectos del cambio global, el clima y la antropización, a través del proyecto Life SHARA, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Medio Ambiente. Las zonas áridas del sureste, especialmente las de los subdesiertos de Tabernas, son ecosistemas en los que los efectos del cambio climático son mucho más evidentes que en otros puntos del sur de Europa, e incluso donde es posible conocer de primera mano sus efectos y la reacción de la biodiversidad y el territorio ante las alteraciones climáticas.

Un jopo de zorro, una planta parásita, aparece entre las arenas reblandecidas por el agua
Un jopo de zorro, una planta parásita, aparece entre las arenas reblandecidas por el agua / J. E. GÓMEZ
La biodiversidad del desierto

Los subdesiertos de Tabernas albergan una gran cantidad de especies de flora y fauna que se han adaptado a condiciones extremas, tanto meteorológicas como a un sustrato salinizado. Vídeos, fotos y guía de especies en Waste Magazine

Fotos

Vídeos