Montero pide a Cs que rebaje el listón del millón de euros para bonificar el impuesto de sucesiones

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y el presidente de Cs, Juan Marín, al inicio de la reunión :: pepo herrera/EFE
La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y el presidente de Cs, Juan Marín, al inicio de la reunión :: pepo herrera / EFE

Marín flexibiliza su exigencia de acuerdo antes de hablar de presupuestos y «entiende» que se vincule a la negociación

L. GLEZ.-SANTIAGOSEVILLA

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y el líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, escenificaron ayer la negociación acerca del impuesto de sucesiones y donaciones, cuya reforma exige el partido naranja para negociar su apoyo a los Presupuestos de la Junta de Andalucía. Al término de una hora y media de reunión quedó claro que el camino está despejado, aunque no se alcanzó un acuerdo, y que las conversaciones continuarán. La Junta necesita los ocho votos de Cs para aprobar las cuentas públicas y poder llevar así a término la legislatura.

La consejera pidió a Marín que rebaje la «línea roja» del millón de euros como límite exento de tributar en las herencias, que es la cifra que el dirigente de Cs sitúa como reclamación. La negociación se lleva a cabo a nivel muy técnico y en ella entran en especial la revisión de los coeficientes catastrales, que está en estudio y que tendría una incidencia directa en el cálculo del impuesto.

Sin embargo, Marín insiste en mantener la cifra del millón de euros por heredero y considera que lograrlo sería «la mayor reforma fiscal en Andalucía en su historia». «No descansaremos hasta eliminar esta injusticia social y que el impuesto de sucesiones pase a la historia» en la comunidad.

La consejera dice estar «convencida» de sacar adelante las cuentas públicas

El dirigente de Ciudadanos calcula que el impuesto de sucesiones aporta sólo el 0,01% del presupuesto andaluz y recalca que el pasado año, a pesar de la subida del mínimo exento a 250.000 euros y de la eliminación del 'error de salto' se han podido incrementar las partidas de Sanidad y Educación. Además, esgrime que este año aumenta la recaudación por IRPF e IVA. «Hemos demostrado que el argumento obsoleto de la vieja izquierda de que bajando impuestos se perjudica el estado del bienestar, ya no cuela», dijo en un comunicado.

Con todo, Cs dio muestras de flexibilidad, pues si hasta ahora reclamaba que primero se reformara el impuesto para luego entrar en las partidas presupuestarias, con la contundencia de un ultimátum, dijo tras la reunión que «entiende» la postura de la Junta de vincular esta reforma a la negociación presupuestaria.

De hecho, al dar cuenta del contenido de la reunión, la Consejería de Hacienda daba por conectadas ambas conversaciones, impuesto y presupuestos, y asegura que Montero se mostraba, después del encuentro «convencida de que habrá acuerdo para los Presupuestos de 2018,», aunque decía que «las posiciones están distantes».

De este modo, al término de la reunión la Junta se comprometió a estudiar todas las propuestas y a agotar las posibilidades para «mejorar» el impuesto para evitar que las «rentas medias» tengan que hacer frente a esta tasa, «siempre que no suponga una merma en la financiación de los servicios públicos». Pero al tiempo, Hacienda da buenas expectativas sobre la evolución de «condicionantes» como el objetivo de déficit o las entregas a cuenta.

Fotos

Vídeos