Medel declara que nadie advirtió nunca al IFA de ilegalidad e injusticia en las ayudas de los ERE

Medel declara que nadie advirtió nunca al IFA de ilegalidad e injusticia en las ayudas de los ERE
EFE

El presidente de la Fundación Unicaja comparece como testigo en el juicio

MARIA DOLORES TORTOSASEVILLA

El presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel, ha declarado en el juicio del 'caso de los ERE' como testigo esta mañana que nadie advirtió nunca al Instituto de Fomento de Andalucía (IFA), del que él fue vocal desde 1987 a 2008, de «ninguna ilegalidad e injusticia» en las ayudas para prejubilados y a empresas concedidas por la Consejería de Empleo desde 2001 a 2010. El expresidente de Unicaja ha reiterado a preguntas del fiscal y los letrados de la defensa que en el seno del consejo rector nunca se conoció o debatió sobre el convenio marco firmado en 2001 entre la Consejería de Empleo y el IFA para el pago de estas ayudas a través de este instituto, luego agencia pública IDEA. Tampoco supieron nunca de advertencias de la Intervención de la Junta contra el procedimiento del pago de las ayudas y las auditorías externas del IFA nunca hicieron observaciones sobre «ilegalidades» en este organismo público de la administración andaluza.

Medel ha declarado en calidad de testigo citado por la Fiscalía, la acusación del PP, la de Manos Limpias y nueve abogados de la defensa. Lo ha hecho por haber sido vocal del consejo rector del IFA, entidad que pagaba las ayudas sociolaborales y a empresas cuyo procedimiento específico para su concesión es objeto de juicio. Hay 22 ex cargos de la Junta acusados de prevaricación y malversación en esta pieza del 'caso ERE', entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Medel figuró en la causa como imputado o investigado desde mayo de 2014 a junio de 2016, cuando en el auto que cerraba la instrucción de la pieza el juez le deja fuera de la misma y archiva las acusaciones contra el que entonces era presidente de Unicaja al dar por creíble.

En la vista hoy, Medel ha contestado a las preguntas del fiscal Manuel Fernández Guerra y a varios de los abogados de la defensa. Braulio Medel ha recordado que solo asistió a cuatro de las reuniones del consejo rector del IFA en el periodo investigado (2001 a 2011), si bien ha explicado haberse informado y leído las actas de todas las reuniones del periodo investigado a partir de mayo de 2014, cuando fue imputado, sin que mencionara este hecho, para hacer «una reconstrucción documental» sobre lo que se debatió y conoció en los consejos a los que no asistió.

Ha ratificado la declaración que hizo ante el juez Álvaro Martín en febrero de 2016 a petición propia cuando era imputado, en la que declaró básicamente lo mismo que hoy.

Braulio Medel ha reiterado que dicho consejo rector no tenía las mismas competencias de un consejo de administración, pese a regirse en su primera etapa por derecho mercantil. En sus competencias, ha explicado, no figuraba la fiscalización ni el control financiero del IFA, como tampoco el nombramiento de su presidente, cosa que dependía del Consejo de Gobierno. Ha remarcado que el consejo rector nunca conoció el convenio marco de Empleo con el IFA para el pago de las ayudas a través de este órgano adscrito entonces a la citada consejería a través de las transferencias de financiación. Este sistema recibió advertencias de irregularidad por la Intervención de la Junta y es una de las patas en las que se basa la acusación para sostener los delitos de prevaricación y malversación de los procesados. Medel ha sido rotundo al afirmar que el consejo rector tampoco recibió nunca ninguna de las advertencias de la Intervención (fueron 15 en el periodo investigado).

Preguntado por abogados si nunca a ninguno de los miembros del consejo se le ocurrió preguntar por el sistema o convenio para el pago de las ayudas sociolaborales, el banquero ha respondido: «No podíamos ser precognicitivos».

El expresidente de Unicaja ha declarado que aceptó pertenecer al citado consejo rector como vocal porque se le dijo que era importante que en el mismo estuvieran miembros del sector financiero para de manera «simbólica» ejercer influencia en el principal objetivo del instituto en su origen, apoyar operaciones concretas del tejido empresarial y ser motor de la economía andaluza. Medel, que en 1987 era presidente de la Caja de Ronda (luego fusionado en Unicaja), ha manifestado que al principio «participé de manera activa», pero luego su implicación fue decayendo hasta considerarla de «poca y baja intensidad». «En los ocho años de esta causa asistí solo a cuatro sesiones», ha recordado.

Fotos

Vídeos