Marín marca distancias con Susana Díaz

Juan Marín, portavoz de Ciudadanos. /EFE
Juan Marín, portavoz de Ciudadanos. / EFE

C's amenaza con no apoyar una de las leyes prioritarias para el PSOE, la del sostenimiento de la sanidad | El partido naranja presenta por primera vez en la legislatura normas en solitario, entre ellas una de evaluación de las políticas de la Junta

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

Ciudadanos, el partido de moda según las encuestas, tiene solo tres años de vida institucional en Andalucía. Un tiempo en el que el partido de Albert Rivera se ha caracterizado por servir de llave al Gobierno socialista de Susana Díaz en la Junta. Aunque también lo ha sido con los gobiernos del PP en Málaga (Ayuntamiento y Diputación), Almería y Jaén, lo que pesa es el pacto que en junio de 2015 firmó con el PSOE para investir a Susana Díaz presidenta de la Junta. Tres años después ambas partes reconocen que se ha tratado en realidad de un pacto de legislatura, en el que ha destacado la sintonía personal del portavoz de C's, Juan Marín, y Susana Díaz. Los dos siguen dando muestras de buena relación, incluso hablan por teléfono con frecuencia. Si bien, Marín ha decidido dar un giro a su estrategia de apoyo constante al PSOE y, a un año de las elecciones andaluzas, ha iniciado otra que marque distancias con el partido de gobierno en Andalucía.

En este año sin elecciones a la vista Marín deberá ganarse la candidatura a la Junta en las primarias de su partido, para las que podría postularse el diputado Luis Salvador, mejor visto por el PP cara a un futuro en el que el partido naranja podría seguir siendo llave del Gobierno en la Junta. De hecho Marín suele decir que C's será quien decida quién gobierne en la Junta y en los ayuntamientos de las capitales, dado que no se prevén mayorías absolutas. El diputado de Sanlúcar de Barrameda, quien tras perder a la diputada Carmen Prieto el pasado año, tiene al grupo de ocho parlamentarios muy cohesionado en torno a su liderazgo, forma parte de la dirección nacional de C's y el pasado año fue confirmado como portavoz andaluz de la formación.

Aún así, hay sectores en el partido que piensan que le pesa los pactos con el PSOE en la Junta y en el Ayuntamiento de Sanlúcar para afrontar unas elecciones en las que C's busca arrebatar votos al PP del centro derecha decepcionado con el partido de Rajoy.

Once leyes

PSOE y C's pactaron once proyectos de ley en el acuerdo de investidura, de los que seis ya están en el Parlamento. Uno de ellos, el de la ley de Garantías y Sostenibilidad de la Sanidad Pública, se debate en la Cámara desde marzo del pasado año, en que superó la enmienda a la totalidad planteada por el PP. El Gobierno de Díaz considera esta ley como una de las normas estrella de su mandato, toda vez que pretende ser la primera en España que blinde los principios de universalidad, equidad, solidaridad e igualdad de la sanidad pública.

C's no está conforme con todo lo que defiende el PSOE en esta norma y ha presentado cien enmiendas, entre ellas algunas parecidas a las propuestas que hace el PP. Por ejemplo, Ciudadanos pide que se garantice la compatibilidad para los facultativos del ejercicio en la pública y privada sin penalización económica. También critica el actual sistema de reparto de incentivos por productividad y propone que estos se repartan entre todos los profesionales. «Cuando hay un beneficio en la gestión tiene que ser proporcional a todos, no solo para los cargos de dirección», afirma Marín.

El portavoz de C's reconoce que tal como va la ley, su grupo puede no apoyarla en la votación final. «Hay un desencuentro importante», admite a este periódico. No es la primera vez que C's presiona al PSOE con argumentos similares y luego hay respaldo a normas y decretos. Pasó con el impuesto de sucesiones y esta semana con el decreto sobre la renta básica, que obtuvo el respaldo de C's en la Diputación Permanente del Parlamento en el que fue debatido, mientras que otros grupos exigieron para darle el visto bueno al decreto que luego este se tramitara como ley para permitir la participación de todos los partidos.

Las discrepancias con el PSOE alcanzan también a las leyes de Emprendimiento y de Formación Profesional. Las dos recogidas en el pacto de investidura. Esta última ha pasado por numerosas vicisitudes desde hace tres años en que se dio a conocer el primer borrador, entre ellas fue tumbada por el Consejo Consultivo. El Consejo de Gobierno la aprobó el pasado diciembre con la esperanza de que sea sancionada por el Parlamento antes del final de la legislatura para que no decaiga con las elecciones. C's insiste en que haya correspondencia entre oferta y demanda en la FP y en no dejar fuera a la concertada, realmente clave en la historia de la formación profesional en Andalucía.

Varapalo

C's recibió un varapalo cuando el PSOE volteó su enmienda a la ley de Emprendimiento para que la Junta subvencionara el segundo año de la cuota a la Seguridad Social de los autónomos, una medida que sigue defendiendo.

Pero si hay diferencias en aquellas leyes pactadas de antemano por estar incluidas en el acuerdo de investidura, también las hay en la nueva estrategia parlamentaria de C's. Este partido no había presentado leyes en solitario debido a ese pacto con el PSOE para llevar once proyectos normativos a la Cámara. Ahora en este último año de legislatura ha cambiado y presentará, por lo pronto, tres proposiciones de ley. Una de ellas es la reforma de la Ley Electoral, incluida en el pacto de investidura.

Díaz dio alas a C's al darle a entender que se abordaría la limitación de mandatos de los presidentes y la supresión de los aforamientos. Pero C's no quiere solo esto en la futura ley electoral, sino modificar el sistema de reparto de escaños en las provincias que prima a los partidos mayoritarios. Para esto último es necesaria la reforma del Estatuto de Autonomía, a lo que se opone el PSOE por ahora.

El Parlamento ha debatido en un grupo de trabajo una propuesta de reforma de la ley, pero las conclusiones han sido aplazadas y el PSOE ya ha admitido pocas ganas de modificar la norma. Para que esta entrase en vigor en los próximos comicios, el proyecto de ley debería registrarse en la Cámara antes de marzo. C's está concluyendo el texto para poder hacerlo, ha confirmado Marín.

También proyecta presentar una reforma de la Ley de la RTVA para reducir el número de miembros del consejo de administración, toda vez que Marín admite que PSOE y PP tiene bloqueada su renovación al no ponerse de acuerdo, lo mismo que con la Cámara de Cuentas, otra reforma de su ley incluida en el pacto de investidura que se ha quedado en el cajón del olvido.

Más control a la Junta

La gran apuesta de C's es una ley de nuevo cuño, la de Evaluación de Políticas Públicas. Marín explica que se trata de una norma que permita el «control» de lo que se dibuja en el Presupuesto de la Junta, si de verdad el dinero llega a invertirse o no y por qué. Una de las cuestiones que opina que la ley debe permitir es mejorar la calidad de los planes que hace la Junta. «¿Cuántos empleos se han creado con los planes de la Junta, cuántas personas se han insertado en el mercado laboral tras haber participado en ellos? Nadie lo sabe, no hay seguimiento. Conocer este dato es importante para saber la eficacia del plan», sugiere Marín.

El portavoz de C's admite que esta norma no cuenta con la simpatía del PSOE, por lo que deberá buscar otros aliados para poder sacarla adelante. Necesitaría, si el PSOE se opone, el respaldo de PP y Podemos. Más allá de la aritmética parlamentaria, puesta en práctica muchas veces en la legislatura entre unos y otros grupos, con estas leyes C's visualizará sobre todo el rechazo del Gobierno andaluz a su trámite, aunque, como viene siendo habitual, no lo impida.

Fotos

Vídeos