La Junta aplaza la declaración de sequía a otoño por la "mejora notable" de las cuencas

Panorámica del embalse de Quéntar, en Granada /RAMÓN L. PÉREZ
Panorámica del embalse de Quéntar, en Granada / RAMÓN L. PÉREZ

La situación se normaliza en todas las cuencas salvo en La Viñuela-Axarquía y el Levante almeriense, donde se mantienen restricciones en regadío

MARIA DOLORES TORTOSASEVILLA

El Gobierno andaluz suspende la declaración de sequía prevista aprobar este mes ante el aumento de reservas hidrológicas por las últimas precipitaciones, ha anunciado este mediodía el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, tras el Consejo de Gobierno. El decreto de sequía, no obstante, se queda preparado y tramitándose por vía ordinaria por si en otoño la situación vuelve a empeorar. Fiscal ha destacado la “mejora notable” de las tres cuencas intracomunitarias andaluzas hasta un estado de normalidad o “escasez moderada”, aumentando hasta ayer 584 hectómetros cúbicos con las lluvias de las últimas semanas, lo que permite garantizar tanto el consumo humano como el riego agrícola. El consejero ha hecho dos salvedades: La Viñuela-Axarquía y el Levante almeriense, que pese a aumentar de forma considerable el agua embalsada su estado sigue siendo de “escasez grave”. La Junta mantendrá por ello las restricciones ya aplicadas desde diciembre en los regadíos de estas zonas, entre otras medidas.

Fiscal ha explicado que la demarcación de las Cuencias Mediterráneas Andaluzas, distribuidas por las provincias de Cádiz, Málaga, Granada y Almería, las últimas lluvias han permitido mejorar sus reservas. El incremento de las últimas tres semanas se cifra en estas en 165 hectómetros cúbicos, pasando de 356 a más de 520 hm3 embalsados. En esta demarcación la Costa del Sol ha pasado a situación de normalidad, con 24,33 hm3 más (de 31 a 55,3 hm3) en el embalse de la Concepción. Este pantano se encuentra al 89,02% de su capacidad, ligeramente por debajo del nivel del año pasado por estas fechas. José Fiscal ha subrayado que este nivel solo garantiza el agua para un año debido al reducido tamaño de la obra hidráulica. Por ello ha vuelto a reclamar al Gobierno central el recrecimiento de la Concepción, comprometido en un acuerdo bilateral con el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente el pasado año. “El Gobierno nunca dice no, pero no se hace”.

En la zona Guadalhorce-Limonero (Málaga) las reservas han pasado de 139 a 196 hm3, alcanzándose también un nivel similar al de 2017. Aunque con escasez moderada, hay garantía de agua para dos años (50,29% de la capacidad total).

En el caso de La Viñuela-Axarquía, la garantía supera los dos años, si bien su situación sigue siendo de escasez grave. Sus reservas se han incrementado con las lluvias en más de 19hm3, pasando de 35,5 a 54,7 hm3 embalsados.

Por su parte, Beznar-Rules (Granada) sigue en situación de normalidad y con garantías para tres años. Las reservas de este sistema han aumentado de 69 a 88hm3 embalsados, con un nivel de llenado del 53,6%, similar al del año anterior.

En Almería, donde las precipitaciones han sido menores, embalses de Benínar y Cuevas del Almanzora se encuentra por debajo del 20%. No obstante, en esta provincia la mayor parte de los recursos procede de fuentes no reguladas, aguas subterráneas, desaladas o de trasvases como los del Tajo-Segura y el Negratín-Almanzora. Este último se reabrió el pasado 10 marzo, con alguna mejoría para el levante almeriense.

En esta cuenca también el Campo de Gibraltar se encuentra en escasez moderada, pero con disponibilidad para dos años. Los embalses de Guadarranque y Charcorredondo han aumentado sus reservas en 41,6 hm3.

En cuanto a la demarcación Guadalete-Barbate (Cádiz), el consejero ha informado que está ahora en disposición de garantizar el abastecimiento a las grandes poblaciones con normalidad. Durante las dos últimas semanas sus embalses han acumulado más de 300 hm3, pasando sus reservas de 650 a 954 hm3. En cuanto a la demarcación Tinto-Odiel-Piedras (Huelva) presenta un buen nivel de reserva (73,2%), incluso con embalses aliviando agua.

La Junta no gestiona la demarcación del Guadalquivir, dependiente del Estado, aunque el consejero ha vuelto a reclamar el trasvase de Iznájar a la zona norte de Málaga para garantizar el consumo a varias poblaciones con restricciones en este último año.

Fotos

Vídeos