La fortaleza de Rajoy

CARTA DEL DIRECTOR

Al presidente del Gobierno no se le supone este valor, pero ha dado muestras de ella a lo largo de su carrera

EDUARDO PERALTA

Se lo dijo a Bárcenas: «Luis, se fuerte», porque Mariano Rajoy sabe lo que es la fortaleza. Al presidente del Gobierno no se le supone este valor, pero ha dado muestras de ella a lo largo de su carrera. Aguantó dos derrotas electorales y la guerra interna en su partido para desbancarle. Superó la peor crisis económica que puso España al borde del rescate, aunque todavía estemos pagando sus elevados costes, y le ha permitido renovar mandato después de una repetición de elecciones. Pero ahora se enfrenta a una situación sin precedentes en la historia democrática reciente de España, el desafío independentista catalán. Se le puede reprochar que el 9 de noviembre de 2014 permitiera aquel simulacro de referéndum con urnas de cartón, como se puede cuestionar a tantos otros dirigentes españoles, desde Felipe González, Rodríguez Zapatero o José María Aznar, por no saber solucionar lo que siempre se ha llamado el problema catalán, que ciertamente existió y existe. A la vista está que todas las políticas anteriores han fracasado ante una cerrazón que ahora quiere imponerse saltándose las leyes. Cada uno tiene su cuota de fracaso, pero los grandes culpables son quienes enarbolan un derecho que no les corresponde. No les vale pedir diálogo, cuando no han dado muestras de cesión alguna. Ahora es tarde. De aquí al 1 de octubre hay que dejar que la maquinaria del Estado defienda la Constitución y la legalidad, a través de jueces, fiscales y fuerzas de seguridad.

Puede leer el artículo completo en el blog 'Carta del director'.

Fotos

Vídeos