Denuncian una "matanza masiva" de ciervos y muflones para regenerar la zona afectada por un incendio en Huelva

Denuncian una "matanza masiva" de ciervos y muflones para regenerar la zona afectada por un incendio en Huelva
IZQUIERDA UNIDA

Ecologistas en Acción cifra en torno a 175 los ciervos y muflones cazados en una montería en la finca en cuestión

AGENCIAS

La organización Ecologistas en Acción ha denunciado hoy "el exterminio" de alrededor de 175 de ciervos y muflones en una montería en la finca Jarrama, perteneciente al Corredor Ecológico del Río Guadiamar, y que se vio afectada por el incendio de La Granada de Riotinto (Huelva) de este verano.

El resultado de la actividad "se ha saldado con 175 ejemplares abatidos por disparo sin seleccionar, de ellos, la gran mayoría han sido hembras preñadas, crías y varetos jóvenes"

La organización, según ha informado en un comunicado, ha remitido a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía una solicitud de apertura de expediente administrativo sobre las autorizaciones y permisos, así como los criterios de gestión del medio natural, que han dado lugar el pasado 30 de diciembre a "la ejecución" de estos animales.

La Junta asegura que es una batida de gestión autorizada

La Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha asegurado hoy que la montería realizada el 30 de diciembre en la finca del Jarrama, afectada por el incendio de La Granada de Riotinto (Huelva), fue una batida de gestión que estaba autorizada.

Fuentes de la Delegación, después de que desde Ecologistas en Acción haya denunciado lo que consideran un "exterminio" que afectó a alrededor de 175 ciervos y muflones, han explicado a Efe que la batida se enmarca en el Plan Integrado de Caza para la zona del incendio de La Granada de Riotinto, elaborado en la Dirección General de Gestión del Medio Natural con criterios técnicos y científicos.

Dicho plan, está basado en la necesidad de restaurar la zona, y establece una reducción de la población de ciervos y muflones.

"Sin la reducción de ganado, la vegetación será irrelevante y en el futura la fauna sería insignificante o desaparecería", han indicado.

Han asegurado que "nunca se realiza un control de fauna con agrado", pero "es la mejor y única solución bajo criterios técnicos", por ello "se autorizó a los cazadores a realizar una primera batida de gestión, una vez que el aprovechamiento cinegético quedó suspendido por el incendio".

En la actualidad se está llevando a cabo la valoración de los resultados para diseñar una segunda batida si es que los técnicos así lo creen oportuno para llevar a efecto el Plan Integrado de Caza para la zona.

La finca pública Jarrama está ubicada en un espacio protegido europeo, el Corredor Ecológico del Guadiamar (Zona de Especial Conservación) y es una dehesa situada entre los términos municipales de Zufre y Nerva, afectada por un grave incendio forestal iniciado el 8 de septiembre de 2017 en La Granada, que alcanzó un perímetro de más de 4.000 hectáreas.

La finca se quemó en un 75 % de su superficie, quedando el pinar y encinar gravemente afectados y muriendo numerosos animales de la cabaña ganadera local, especialmente vacas y ovejas, y numeroso animales silvestres.

La finca Jarrama está completamente alambrada con una malla cinegética de unos dos metros de altura y atravesada por la Vía Pecuaria que une el pueblo onubense de Campofrío con el sevillano de El Castillo de las Guardas.

La actividad de caza realizada, han señalado desde la organización, se ejecutó con la participación de entre 20 y 25 rehalas, lo que supone unos 350 perros, para acorralar a los ciervos y muflones que no tuvieron vías de escape debido a la malla cinegética, ni siquiera por las zonas de barrancos.

El resultado de la actividad "se ha saldado con 175 ejemplares abatidos por disparo sin seleccionar, de ellos, la gran mayoría han sido hembras preñadas, crías y varetos jóvenes", según la información con la que cuenta Ecologistas en Acción.

Si el motivo de estas muertes es la superpoblación, la propuesta de la organización para por "la retirada de la malla cinegética habría posibilitado la dispersión de los ciervos y muflones, evitando la masacre y conservando la regeneración".

Otra alternativa apropiada para un espacio protegido habría sido la captura selectiva, respetando siempre las crías y las madres.

Ante el conocimiento de que están previstas dos nuevas monterías de exterminio para los próximos días 13 y 21 de enero, Ecologistas en Acción exige la anulación inmediata de las mismas.

Fotos

Vídeos