Cuando el burro coge la linde

A la espera de saber si Puigdemont se aposente o no en esa mansión de Waterloo, con un alquiler de 4.400 euros al mes, lleva camino de la misma derrota que en aquellos parajes sufrió Napoleón en 1815

Cuando el burro coge la linde
EDUARDO PERALTA

No ha habido investidura de Puigdemont. No podía ser de otra manera tras la decisión unánime del Tribunal Constitucional. El presidente del Parlamento catalán aplazó la convocatoria del pleno, pero eso no ha logrado otra cosa que fracturar a los independentistas, entre quienes creen que hay que presentar a otro candidato y los que persisten en seguir por la linde. El propio Puigdemont es capaz de escribir al día siguiente varios mensajes entre los que reconoce que «el plan de Moncloa triunfa» y que «los nuestros nos han sacrificado». El gran ‘scoop’ periodístico de Tele 5, fruto del despiste o de la intención del diputado de ERC Toni Comin, da igual, revela no sólo la debilidad del propio personaje sino también su obsesión enfermiza por seguir la linde que le conduce al precipicio.

Seguir leyendo: Cuando el burro coge la linde

Fotos

Vídeos