Atendidos 545 menores como víctimas directas de la violencia machista en Andalucía

Manifestantes en la concentración el lunes del Foro contra la violencia de género de Tenerife./EFE
Manifestantes en la concentración el lunes del Foro contra la violencia de género de Tenerife. / EFE

Crece un 10,4% el número de adolescentes que ha recibido ayuda por sufrir estas situaciones en su primera relación de pareja

IDEALSEVILLA

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) atendió durante el pasado año a 545 menores, 204 niñas y 341 niños, en su Servicio de Atención Psicológica a Hijas e Hijos de Mujeres Víctimas de Violencia de Género, un programa que la Junta de Andalucía presta desde 2009 al considerar a los hijos e hijas como víctimas directas del maltrato machista. La cifra es similar a la registrada el año anterior, dijeron fuentes del Instituto.

La directora del IAM, Elena Ruiz, valoró en unas declaraciones que estos datos muestran la «evidente vulnerabilidad que sufren las hijas e hijos víctimas» de la llamada 'violencia vicaria', la que « ejercen los agresores como consecuencia directa de la violencia de género».

El servicio se puso en marcha en 2009 y desde entonces ha atendido a 4.200 menores. Se presta en todas las provincias y desde 2014 se amplió su cobertura a zonas más alejadas, de acuerdo con la demanda de atención.

Sólo en 2017 la cifra de personas que pasaron por sus consultas ha sido de 545 menores y 371 madres. Por edad, 296 menores tenían entre 6 y 10 años; 155 entre 11 y 14; 71 menores de 15 o más años y 23 de menos de 6 años.

En cuanto a su división por provincias, en Sevilla se ha atendido el mayor número de casos, a 99 menores, seguida de Málaga (97); Jaén (95); Almería (72); Córdoba (60); Cádiz (53); Huelva (37) y Granada (32).

El programa, precisa el IAM, se dirige a chicos de entre 6 y 17 años sometidos a estas situaciones de violencia, para aumentar su autoestima, resolver conflictos psicológicos, potenciar actitudes y comportamientos empáticos, así como eliminar los estereotipos y prejuicios de género.

Asimismo, enseña a las madres a identificar señales de alarma previas a la reproducción de conductas violentas por parte de las hijas e hijos, a mejorar las relaciones entre madre y menor y a orientar sobre las pautas educativas más adecuadas a cada edad.

Los expertos indican que loas niñas y niños expuestos a violencia de género en sus casas corren el riesgo de reproducir esos patrones o sufrir secuelas que lastren el resto de su vida. A ello se añaden los problemas derivados del derecho del maltratador a los regímenes de visita, que puede dar lugar a que el menor se convierta en víctima directa como instrumento de daño del agresor hacia la madre.

Adolescentes

No es la única atención que se presta a jóvenes: El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ofreció en 2017 terapia psicológica gratuita y especializada a 138 chicas adolescentes que han sufrido violencia de género en sus primeras relaciones de pareja.

La cifra supone un aumento del 10,4% respecto al año anterior (125), por lo que la directora del IAM, Elena Ruiz, hizo un «llamamiento a las familias para estar alerta y pedir ayuda ante cualquier síntoma de relación tóxica en sus hijas adolescentes», para lo cual ha recomendado conocer las señales a través de la 'Guía para madres y padres con hijas adolescentes que sufren violencia de género', disponible en la web del IAM.

Fotos

Vídeos