«En Andalucía no solo queremos ganarle al PSOE, también al Partido Popular»

Antonio Maíllo| Coordinador de IU-LV-CA

Maíllo se declara dispuesto a ser el candidato a la Presidencia de la Junta por la confluencia de IU con Podemos y otras fuerzas sociales

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

Antonio Maíllo Cañadas (Lucena, 1966) ha decidido seguir en la primera línea de la política tras superar un cáncer. Será de nuevo candidato a coordinador de Izquierda Unida en Andalucía con la ilusión de llevar a buen puerto una confluencia de fuerzas de izquierdas que sirva de alternativa al PSOE en la Junta. En esta entrevista se declara dispuesto incluso a ser el candidato a San Telmo de ese proyecto de marea andaluza que debe incluir a Podemos. También habla de su primer viaje a Bruselas para defender una mayor vigilancia de Doñana por las instituciones europeas y una mejor educación pública, el blasón político y personal de este profesor de Latín. En Bruselas le han pillado los nuevos órdagos de los secesionistas catalanes, de lo que también responde. Se le ve lleno de energía y entusiasmo.

-Usted ha sopesado mucho volver a presentarse y dice haber retrasado la decisión porque no quería hacerlo desde el miedo. ¿Por qué?

-Porque tenía miedo. Es la condición humana. Mi decisión de retirada estaba vinculada a una reflexión de miedo porque después de una enfermedad como el cáncer, todos tenemos derecho de tenerlo. Y no quería tomar una decisión desde el miedo que me hiciera renunciar al compromiso político. Hice entonces una reversión en la reflexión, y es que aunque haya acabado el ciclo de mandato, no ha acabado el ciclo político en el que estamos metidos (la confluencia con Podemos y otras fuerzas) y quería transmitir una imagen de certidumbre a nuestra gente.

-Presenta una lista a la 21 Asamblea de IU-LVCA (7 y 8 de octubre) que define como plural e incluso incluye a miembros de la CUT. ¿Es la primera vez?

-Es la primera vez que en una lista van todas las organizaciones y los independientes juntos, va todo lo que representa el músculo de Izquierda Unida. La verdad es que es una noticia buena porque significa que hay una cohesión importante en este momento político, de decir vamos todos juntos, desde una lista unitaria, para afrontar la estrategia de confluencia. Es un mensaje muy importante para la izquierda andaluza en el proceso que se abre.

-¿Cómo interpreta entonces la candidatura y documento político alternativos de José Luis Pérez Tapia? (ex número dos de Diego Valderas). ¿Es un fracaso a su apuesta de consenso?

-Creo que mi lista refleja un gran consenso. Planteamos un documento político abierto a todas las aportaciones y detectamos que el sector que representa esta lista (Pérez Tapias)voluntariamente no participó. Pero fuimos nosotros los que hicimos una norma para que con el 1% de los avales pudiera presentarse una propuesta alternativa, no como otros que exigen el 20% (el PSOE andaluz). Estábamos induciendo a que si algún colectivo quisiera desarrollar otro documento alternativo, lo hiciera.

-¿Puede haber surgido ese sector crítico a su gestión porque las relaciones entre usted y su antecesor, Diego Valderas, no hayan sido buenas en los últimos años?

- No creo que haya tenido que ver con esa relación, sino con una visión muy diferente de los conflictos. Tiene que ver con que haya gente que se ha autoexcluido de lo aprobado por la asamblea federal y de lo que venimos desarrollando sobre la estrategia de confluencia y convergencia.

-¿Qué modelo propone su documento para el futuro de Izquierda Unida?

-Convertir una estructura de un partido político tradicional vinculado a lo electoral en un movimiento político social. Queremos militantes, gente vinculada a las movilizaciones. Se trata de combinar el carácter electoral y el institucional, en el que demostramos que podemos hacer las cosas de otra manera, con el de activista, al que ahora mismo con la estructura que tenemos no le damos espacio.

-Parece por lo que dice que IU se quiere ir pareciendo a lo que fue Podemos en su origen mientras Podemos cada vez se parece más a los partidos tradicionales.

-Le entiendo porque tras Vistalegre dos Podemos ha optado por un partido de corte tradicional, pero Izquierda Unida se quiere parecer a lo que fue en su origen con Convocatoria por Andalucía.

-Entonces no se consiguieron los objetivos. El famoso 'sorpasso' fracasó.

-El objetivo político no era el 'sorpasso', era ganar. El objetivo nuestro no es ganar al PSOE, sino ganar en Andalucía para hacer políticas diferentes a los socialistas.

-Pero ganar en Andalucía es ganar al PSOE.

-Lo que quiero decir es que no solo queremos ganarle al PSOE, también al PP. En Andalucía hay tres salidas. La salida resignada de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, que siga el PSOE; la salida reaccionaria, asumir que la alternativa al PSOE sea la alternancia del PP en el Gobierno. Y la tercera, lo que proponemos nosotros, una alternativa de cambio a los dos.

-¿Y cómo es ese modelo de confluencia alternativa?

«Una operación de calado amenaza al sistema público por intereses financieros privados»

-Con independencia de la naturaleza de las organizaciones que lo integren, que pueden ser políticas, sindicales, asociaciones de vecinos, mareas, desde esa diversidad hay que crear un espacio político en el que se constituya una voluntad de acuerdo programático de manera natural.

-¿Se ve como candidato a la Junta de esa marea andaluza?

-Yo creo que hay que estar dispuesto a todo.

-¿Y compitiendo con Teresa Rodríguez en unas primarias por la candidatura?

-Teresa y yo decimos entre bromas que cada uno es su candidato preferido (risas).

-Es decir, no lo descarta.

-Primero hay que construir un proyecto que nos emocione. Y para ello no puede ser solo Podemos e Izquierda Unida, sino más gente. No tendría éxito si solo fuera Podemos e IU, entonces no sería una confluencia. Sería una alianza electoral pura y dura, sin más. Incluso puede haber otro candidato que surja y pueda ser mejor que nosotros. Pero hay que estar en disposición de aceptar, desde luego, la mía, toda.

-Cara a las municipales, ¿se ven también en una confluencia?

-Creo que la aspiración cara a las municipales es dar un aldabonazo en las capitales de Andalucía y si no vamos unidos, no las vamos a ganar. Es fundamental ir en un proceso de convergencia simultáneo.

-Ahora la confluencia en las capitales es con el PSOE.

-No hay confluencia, son alianzas electorales.

-¿Qué le parece que Podemos exigiera a IU que rompiera los pactos de gobierno con el PSOE en los ayuntamientos si querían ir juntos en las municipales?

-Eso no salió al final en su documento político.

-Tras la reunión con Susana Díaz esta semana, ¿cree posible un acuerdo de todos los partidos en Andalucía sobre qué modelo de financiación defender en Madrid?

-Que el modelo de financiación perjudica a Andalucía es un hecho objetivo incontestable. Todo aquello que suponga una movilización para articular una alternativa de propuesta para mejorar el modelo de financiación, nosotros lo vamos a apoyar. Pero partimos del escepticismo por la trayectoria de Susana Díaz, que llega de urgencia a convocarnos este septiembre porque ha estado dos años ausente de Andalucía. Por mucho que estuviera aquí físicamente, tenía la cabeza en otro sitio. Mucho nos tememos que esta iniciativa surge ahora porque antes no se sabía de qué parte de la mesa iba a estar, porque ella aspiraba a estar al otro lado. Ahí hay una carencia de credibilidad. Nos encontraremos en la comisión de trabajo en el Parlamento y ahí veremos la sinceridad o no del debate de financiación.

«La confluencia no puede ser solo Podemos e IU, sino más gente. Sería una alianza pura y dura y no tendría éxito»

-Un debate que ahora con la situación en Cataluña cobra relevancia.

-Yo le dije a la presidenta que será inevitable que el debate de la financiación vaya unido al modelo territorial.

-Es lo que ha propuesto Pedro Sánchez.

- Es inevitable, según el modelo de Estado, será el modelo de financiación. Pero para nosotros Pedro Sánchez tendría que leerse algunos episodios importantes de Andalucía, tanto del 4 de diciembre de 1977 como del 28 de febrero (de 1980).

-¿Qué le parece lo que ha planteado el secretario general del PSOE de considerar País Vaco, Cataluña y Galicia naciones obviando Andalucía?

-Lo que ha planteado Pedro Sánchez es el tradicional debate de las burguesías catalanas al principio de la democracia, la confederación del norte y la regionalización del sur. Eso es volver a una posición tradicional y conservadora que no ha entendido nada de lo ocurrido durante estos años de democracia. Sin Andalucía no hay vertebración territorial.

La situación catalana

-¿Qué puede aportar Andalucía?

-El vector social. La garantía de que el debate esté vinculado a espacios de solidaridad, de debate social por encima del identitario. Desde luego la posición del centralismo del PP y de sectores del PSOE como Susana Díaz dificultan también el encaje de Cataluña. La lengua catalana es tan española como la castellana, sin embargo no la percibimos así.

-¿Qué opinión tiene de lo acontecido en el Parlamento catalán esta semana?

«Los catalanes tienen derecho a decidir, pero en el referéndum del 1-O no se dan las garantías»

-Nos ratifica en nuestra apuesta por un diálogo como forma de superar el actual conflicto, que ha tenido un pirómano -el gobierno del PP- que quiere convertirse en bombero, y una hoja de ruta unilateral de JpSi y CUP que se ha demostrado agotada como estrategia de cambio para el estatus político en Cataluña, sin contenidos sociales ni de regeneración democrática, y menos con el procedimiento exprés de leyes fundamentales para el futuro de Cataluña que aprobaron esta semana. No es casualidad que el espacio federal no se contemple en la papeleta de voto. Ahí, en el espacio federal, consideramos que está la solución. Los catalanes tienen derecho a decidir si quieren estar o no, pero nosotros queremos persuadirles de que queremos estar con ellos.

«Es una nación como la que más y, si no lo evitamos, nos vamos a quedar relegados en el nuevo modelo territorial»

-¿Modifica su opinión respecto al referéndum de octubre?

-No modificamos nuestra posición. No es un referéndum, no se dan las garantías, y por eso nos hemos abstenido en el Parlament y votado en contra de la Ley de Transitoriedad.

-¿Y la posición de IU Andalucía en este asunto?

-Nos mantenemos en que este conflicto se resuelve con democracia, no con judicialización y victimismo, el reconocimiento del derecho a decidir como forma de encajar con comodidad a Cataluña en un Estado federal, y con un mayor protagonismo de Andalucía, nación como la que más, que si no lo evitamos nos vamos a quedar relegados en la solución al nuevo modelo territorial.

-¿Cuál es la situación más crítica según usted de la gestión política del PSOE en Andalucía?

-En educación, sanidad y dependencia. Ese es el triángulo de la debilidad. Hay un agotamiento de proyecto. Ahora no hay más modelo que gestionar la propia dinámica institucional. A lo único que se dedica Susana Díaz es a apagar fuegos.

-Si fuera presidente de la Junta, ¿cuáles serían sus prioridades?

-En sanidad la primera medida sería integrar la empresa pública de salud en el SAS para crear un solo eje de planificación sanitaria y aprovechar el uso máximo de quirófanos y atención sanitaria pública para no derivar estos a la privada. Nosotros no perdemos de vista que hay una operación de calado de amenaza al sistema público por intereses financieros que han puesto sus inversiones en la sanidad privada.

-En eso coincide con Susana Díaz.

-Pero es que eso es verdad. La diferencia es que Susana Díaz con sus medidas puede estar favoreciendo esa tendencia.

«Que el modelo de financiación perjudica a Andalucía es un hecho objetivo e incontestable»

-¿Viene satisfecho de su reciente viaje a Bruselas?

-Regresamos satisfechos de poder expresar y elevar la situación de especial atención que requiere la herida Doñana. Hemos percibido sensibilidad y precaución, y hemos observado convicción en elaborar una directiva sobre reforestación que actualmente no existe en la UE. Ahora nos toca comprobar si ese interés se demuestra en los hechos con actuaciones menos burocratizadas y más pegadas al terreno. También hemos participado en un foro del grupo de la Izquierda Unitaria Europea sobre educación. Hemos apostado por sentar las bases a través de un documento marco que nos sirva en todos los estados a defender la educación pública y de calidad para todas las personas, sin discriminación.

Fotos

Vídeos