Ideal

La Junta autoriza a no llevar a los niños al colegio ante el calor

Susana Díaz y, a la izquierda, la consejera de Educación, Sonia Gaya, durante la visita a un colegio de Vélez-Málaga.
Susana Díaz y, a la izquierda, la consejera de Educación, Sonia Gaya, durante la visita a un colegio de Vélez-Málaga. / EFE
  • Los padres habían pedido suspender las clases por la falta de climatización en los centros

La Consejería de Educación andaluza, a través de una circular del director general de Ordenación Educativa, ha autorizado a los padres a no llevar a los niños al colegio, durante los días que quedan de curso escolar, o a recogerlos antes a causa de las altas temperaturas. Se considerarán faltas justificadas. Los colegios podrán flexibilizar el horario, permitiendo la salida de los alumnos a petición de las familias, si bien se garantizará el cumplimiento del horario general del centro, la evaluación del alumnado y la prestación de servicios complementarios. La circular indica que la medida se adopta en vistas de que la ola de calor no remite, e incluso puede aumentar, y dado el sobrecalentamiento de los centros y para «reforzar la adecuada atención al alumnado».

Ayer la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Confedampa) dio a conocer una carta a la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Sonia Gaya, pidiendo que los colegios de la comunidad den por finalizadas las clases, así como las actividades extraescolares.

El presidente de Confedampa, José Manuel Nieto, indica que las previsiones meteorológicas dan continuidad de las altas temperaturas en los próximos días y advierte de que puede constituir un problema para el bienestar de los menores, a causa de las deficiencias detectadas en los centros relacionadas con la climatización. Se trata, por tanto, de preservar al alumnado de las consecuencias que están padeciendo por la falta de climatización de la mayoría de los centros e instalaciones educativas tales como aulas, patios o comedores escolares.

Asimismo, CCOO anunció ayer que sus delegados de prevención iniciarán reclamaciones urgentes ante la Inspección de Trabajo cuando tengan conocimiento de centros educativos que superen los 27 grados para «evitar riesgos en la salud» de alumnos, profesores y resto de trabajadores.

En septiembre, protocolo

Ayer, la consejera de Educación, Sonia Gaya, aseguró que «se va a empezar a trabajar» en un protocolo de actuación «concreto» para cuestiones de emergencia climatológica para que así los centros puedan actuar en este caso y, además, éste estará concretado para septiembre. Gaya se pronunció así en declaraciones a los periodistas en Córdoba después de que se conociera la circular de la Junta.

La consejera añadió que se trabajará conjuntamente con las unidades de prevención de riesgos laborales de las delegaciones territoriales para elaborar un protocolo de actuación concreto cuando se presenten situaciones como la que ha llevado a Educación a tomar la medida de autorizar a los padres que no lleven a sus hijos al colegio debido a las altas temperaturas.

«Los centros lo tendrán que incorporar a su plan de actuación y a su plan de centro para que en el caso de que volvamos a tener alguna incidencia, alguna excepción, alguna cuestión climatológica como la que hemos tenido en este mes de junio se resuelva», dijo la consejera, al tiempo que aseguró que dicho protocolo hará que se solucione cualquier problema «sin demorarse lo más mínimo» al existir ya unas pautas «para actuar adecuadamente» por su resolución.

La titular de Educación explicó que el comunicado «interno» remitido a los centros con el anuncio de la actuación se ha enviado «por la situación excepcional de calor» que produce «un sobrecalentamiento en los centros que es difícil de eliminar con cualquier otro tipo de medida», además de por el riesgo de que las temperaturas sigan aumentando. Así, Sonia Gaya subrayó que se ha optado por «ofrecer de forma voluntaria a las familias dos posibilidades: una, que se puedan recoger a los niños a una hora determinada» que sería, según ha indicado Gaya, la hora del recreo; y la segunda, que «los padres puedan decidir no llevar a los niños a clase considerando esas ausencias como justificadas», siempre que haya sido comunicada por la familia del alumno. «Quedan tres o cuatro días para la finalización del curso académico, tenemos que preservar la evaluación y el resto de actividades que se desarrollan hasta el final del curso, pero ante esta situación excepcional, hemos tomado una medida excepcional», concluyó la consejera de Educación.