Ideal

Barbate llora a Samuel

video

Concretación, anoche en Barbate, por la muerte del menor aparecido ahogado. / R. RÍOS / EFE

  • Decenas de personas se concentran en recuerdo del menor aparecido en una playa y en repulsa por las muertes en el mar de migrante y refugiados

Unas 200 personas se concentraron ayer a las puertas del Ayuntamiento de Barbate (Cádiz), convocados por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, para mostrar su «repulsa y condena ante la muerte de personas migrantes y refugiados a las puertas de Europa», después del hallazgo a finales de la pasada semana del cuerpo de un niño de entre cinco y siete años en una playa barbateña, cerca del cabo de Trafalgar.

El colectivo señaló que el pequeño, encontrado sin vida por un viandante, pertenecía a la expedición formada por dos pateras que naufragó el pasado 13 de enero en la costa gaditana. Desde hace días, organizaciones como Andalucía Acoge se están encargando de realizar las tareas de identificación y contacto con los familiares para comunicarles los decesos.

Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía creen que el cuerpo del pequeño «podría tratarse de Samuel, un niño que viajaba con su madre, también desaparecida, procedente del Congo, víctima de las consecuencias de un conflicto armado». «No sabemos cuántos Aylans (el niño aparecido muerto en una playa de Turquía, cuya imagen dio la vuelta al mundo), cuántos Samueles y cuántos hombres y mujeres hay en el fondo del mar sin que su familia sepa nada de ellos. Todos tienen una vida y una historia que Europa no puede ningunear», lamentó el colectivo, que resaltó que se trata de personas que «están huyendo de guerras, de situaciones de miseria, de hambre, de explotación y Europa sigue cerrada como una fortaleza ante ellos».

Solo en este mes de enero «han muerto en el Mediterráneo 246 personas, según la Organización Internacional de las Migraciones, cifra que se suma a las más de 5.000 personas fallecidas el año pasado. Así, «se ha demostrado que el enfoque securitario no funciona» y que es «una auténtica aberración», por lo que ha incidido en que «son necesarias unas nuevas políticas migratorias», según la asociación.

Falta de información

La muerte del pequeño Samuel también ha trascendido a la política. El alcalde de Barbate, Miguel Molina, del Partido Andalucista, señaló ayer que ha elevado una queja, en forma de escrito, a la Subdelegación del Gobierno en Cádiz al no haber sido informado del hallazgo del cadáver del menor en una de sus playas. El cuerpo del pequeño apareció el viernes y el regidor barbateño se enteró por la prensa el domingo, circunstancia que no le ha sentado bien.

También desde el Grupo Socialista en el Senado se registró una pregunta oral en la Comisión de Interior para que el Gobierno ofrezca explicaciones por «la falta de información» del caso. El parlamentario socialista por Cádiz y portavoz en la Comisión de Interior, Francisco González Cabaña, lamentó «el inexplicable mutismo de datos sobre un suceso tan dramático durante dos días».

El senador recordó la denuncia que realizaba hace dos semanas sobre el mal funcionamiento del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) en Conil de la Frontera, «que puede ser un instrumento eficaz para ayudar a salvar la vida de estas personas» e insta al Gobierno a que «muestre una mayor sensibilidad y tome medidas urgentes ante el drama reiterado de las embarcaciones utilizadas por las mafias».