Ideal

El pacto por el desarrollo industrial andaluz prevé movilizar 8.000 millones

El pacto por el desarrollo industrial andaluz prevé movilizar 8.000 millones
/ EFE
  • A la rúbrica han acudido más de 350 personas, entre las que había una nutrida representación empresarial de las compañías con más peso industrial en Andalucía como Cepsa, Airbus, Acerinox, Endesa, Persán, Migasa, Coosur, Ayesa o Atlantic Cooper

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y los dirigentes sindicales y de la patronal han firmado el pacto andaluz por la industria, que movilizará una inversión pública y privada de unos 8.000 millones en el horizonte del año 2020 con el objetivo de impulsar el desarrollo industrial de Andalucía.

A la rúbrica de este pacto, en el Palacio de San Telmo en Sevilla -sede de la presidencia de la Junta- han acudido más de 350 personas, entre las que había una nutrida representación empresarial de las compañías con más peso industrial en Andalucía como Cepsa, Airbus, Acerinox, Endesa, Persán, Migasa, Coosur, Ayesa, Atlantic Cooper, entre otras, así como representantes de las diputaciones provinciales, entre otros cargos públicos.

El principal objetivo de este acuerdo, que se enmarca en la Estrategia Industrial 2020 aprobado el pasado verano, es impulsar la industrialización de Andalucía, de forma que este sector pase de suponer en el PIB aproximadamente un 12 % actual al 18 % en el año 2020, así como la recuperación de los niveles de empleo previos a la crisis hasta volver a superar los 533.00 ocupados (actualmente la industria emplea a unas 300.000 personas).

La presidenta de la Junta ha reafirmado la prioridad política de su gobierno por la industria dentro de la estrategia de dar un giro al modelo productivo y al tratarse de un sector que ha resistido mejor que otros la crisis económica, al tiempo que ha apostado por un empleo de calidad.

Los secretarios generales en Andalucía de CCOO, Francisco Carbonero, y de la UGT, Carmen Castilla, así como el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, han celebrado este acuerdo fruto del diálogo social y el empuje que supone al desarrollo industrial.

Tras denunciar que no ha habido en España una apuesta industrial por Andalucía, la presidenta ha destacado que esta región está preparada porque cuenta con importantes empresas industriales, cualificación del su capital humano, su ubicación como puente entre Europa y África y su extensa red de infraestructuras.

El presidente de la patronal andaluza ha valorado que este acuerdo supone un "paso adelante para el desarrollo del tejido empresarial" y ha garantizado que "apostando por la industria se apuesta por el empleo de calidad y estable".

Aunque la industria no se ha librado de la destrucción de empleo durante la crisis, el presidente de los empresarios andaluces ha señalado que desde el año 2012 hasta la fecha se contabilizan unos 26.000 trabajadores más en esta actividad, un 11,5 % más.

El secretario general de CCOO-A ha lamentado que a Andalucía se la "excluyera" en el pasado del diseño industrial de España, si bien ha celebrado que este pacto es importante para el futuro industrial andaluz y que se ponga a la industria en el "podio de lo más importante, al mismo nivel que la sanidad y la educación".

Tras agradecer a los empresarios su compromiso con la industria, Carbonero ha apostado por defender esta actividad "sin complejos" en el sentido de que deber ser sostenible, pero "no hay desarrollo industria", al tiempo que ha abogado por un empleo de calidad ya que "no se puede reactivar la economía si los salarios no son decentes".

En el mismo sentido, la secretaria general de la UGT-A ha sostenido que es necesario un desarrollo industrial moderno basado en la innovación y en empleos de calidad como alternativa para un crecimiento económico sólido y de esa manera combatir el paro.

Al igual que su homólogo de Comisiones Obreras ha lamentado el retraso industrial andaluz y lo ha achacado a los "gobiernos que no han hecho que llegara a buen puerto".

Los objetivos del Pacto por la Industria son, entre otros, aumentar en un 20 % las empresas de entre diez y cincuenta trabajadores, y reducir en un cinco por ciento la intensidad energética (relación entre el consumo y la producción), en un diez por ciento la tasa de temporalidad laboral y en un 30 % los accidentes graves y mortales.