Ideal

Los andaluces 'compran' el discurso del agravio del Estado

Personas pasean por una calle de Sevilla.
Personas pasean por una calle de Sevilla. / Reuters
  • Aumenta el número de personas que creen que la Comunidad recibe peor trato que otras regiones

El cuadernillo específico del EGOPA (Estudio General de Opinión Pública de Andalucía), correspondiente al invierno de 2016 y recién publicado por el Capdea granadino, ofrece interesantes datos para el análisis de la realidad andaluza. El estudio es uno de los más profundos que se realizan en la Comunidad, y aunque tiene su gran atractivo en la intención de voto de los andaluces, su oferta de aspectos para el análisis es mucho más amplia.

Así, de esta entrega llama la atención que ha aumentado el porcentaje de andaluces que cree que la Comunidad es maltratada por el Estado. El dato no es menor cuando se avecina la batalla de la financiación autonómica, en la que Andalucía juega su gran baza en la infrafinanciación actual. Se puede considerar que la pelea de la Junta cuenta con el respaldo de la opinión pública de la Comunidad.

El 82% de los encuestados cree que el trato del Gobierno central a las comunidades es desigual, y el 73% cree que Andalucía es la peor tratada. Es un sentimiento que crece respecto al dato de verano de 2006, cuando ascendía a un 68,2% los que tenían este sentimiento de agravio.

La impresión de los andaluces es que tras nuestra tierra son Extremadura y Castilla La Mancha las comunidades peor tratadas, mientras que Cataluña, Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana reciben privilegios.

Aunque ha descendido de manera significativa el porcentaje de quienes colocan a Cataluña como la más favorecida, pues en diez años ha pasado del 80,3% al 63,1%, ha crecido del 30,5% al 39,1% el sentimiento de agravio respecto de Madrid.

No obstante, no es la cifra de agravio más alta, pues a mediados de 2014 el 88,9% de los encuestados creían que era mayor la desigualdad en el trato por parte del Estado hacia las regiones.

Mientras, repunta un tanto la preferencia por un Estado con comunidades autónomas como en la actualidad. Aunque viene experimentando una acusada caída desde otoño de 2008, y en verano de 2013 tocó suelo con el 39,1% de las menciones, ahora se sitúa en el 55,8%, lejos de 69,5% de partidarios en 2007. También desciende el apoyo al resto de las alternativas. Y sólo un 20,1% quiere un Estado centralizado, casi lo mismo que un Estado federal (18,1%).

Asimismo, continúa siendo mayoritaria, con una ligera subida, la identificación dual con Andalucía y España (72,7%), es decir, el porcentaje de encuestados que se consideran por igual andaluz y español.

Cultura política

El cuadernillo analiza también la cultura política de los andaluces. El análisis realizado recuerda que desde la primera edición del EGOPA en otoño de 2002, el escaso interés que despierta la política ha sido llamativo. En esta edición de invierno de 2016, la política en general (57,4%), española (67,8%), andaluza (69,3%) y local (66,8%), les despierta mucho o bastante interés a la mayoría de los consultados. En contraposición, el 56,7% de ellos manifiesta poco o ningún interés por la actividad política europea.

Además, se produce un leve aumento de los sentimientos positivos hacia la cosa pública, y un continuado descenso de los sentimientos negativos desde verano de 2014.

No obstante, en invierno de 2016, al 61,4% de los andaluces la actividad política le despierta sentimientos negativos, tales como desconfianza (41,2%) o irritación (20,3%).

En cuanto al significado subjetivo del voto, el 44,3% de los andaluces encuestados lo entiende como un derecho individual, mientras que el 37,2% lo define como un deber cívico.

En un clima de desencanto casi generalizado con la política, se mantienen relativamente estables los juicios negativos sobre el funcionamiento de la democracia desde hace un año. En verano de 2013 se alcanzó el máximo nivel de descontento con el 83% de las respuestas, iniciándose en 2014 una tendencia descendente de esta valoración hasta aglutinar en la actualidad el 67% de los juicios negativos.

La encuesta pregunta por la reforma de la Constitución y casi la mitad de los andaluces (47,1%) declaran estar a favor, frente al 31,3% que se sitúan en contra de la misma. Creen que debería cambiarse el sistema electoral en las elecciones al Congreso de los Diputados (79,8%) y la administración local (diputaciones y ayuntamientos) (78,1%).

Los andaluces quieren un sistema de listas abiertas y cambios en la fórmula D'Hont, en el primer caso y también se muestran a favor de la elección directa de alcaldes y la eliminación de las diputaciones.

Interesa, pero menos, cambiar otros extremos, como eliminar la eliminación cualquier referencia expresa a la Iglesia católica (53,8%), la modificación de la forma de Estado (46,4%) o una posible alteración de la organización territorial del Estado (43,1%).

Al respecto, los andaluces que quieren cambiar la Constitución muestran preferencia por un Estado republicano (50,1%) y federal (42,6%).