Ideal

Fernando R. Villalobos
Fernando R. Villalobos

La incertidumbre presupuestaria se traslada a las entidades locales

  • La prórroga de los PGE impediría subir el 1% los sueldos de los funcionarios, alerta el presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias

Ayuntamientos y diputaciones andaluces están muy preocupados por la falta de datos por parte del Gobierno central para confeccionar sus presupuestos. La misma situación que sufre el gobierno autonómico afecta a las entidades locales agrupadas en la FAMP (Federación Andaluza de Municipios y Provincias) cuyo presidente, Fernando Rodríguez Villalobos, denunció ayer el escenario «muy complicado» al que se enfrentan.

Villalobos, que acudió a Madrid para reunirse con el secretario de Estado de Hacienda, Fernando Beteta, reunión que no pudo celebrarse, reclamó conocer la PIE, que «determina en un 30% de media los presupuestos locales» y la tasa de referencia para el límite de gasto no financiero, es decir el techo de gasto. Sin ambos, declaró, confeccionar un presupuesto «es como hacer un pan con unas tortas».

El presidente de la FAMP y titular de la Diputación de Sevilla, estrecho colaborador de la presidenta Susana Díaz en el PSOE sevillano, explicó como ejemplo de las dificultades para elaborar los presupuestos que el último informe disponible para fijar el fecho de gasto, de 2016, fijó la tasa en el 2,2% en previsión para 2017, pero «mucho nos tememos que con los incumplimientos de déficit en los que está incurriendo España, esta tasa bajará, con lo que se da la paradoja de que, si elaboramos cuentas referenciándonos en el 2,2% y luego baja, la merma será considerable en los recursos disponibles».

Rodríguez Villalobos expresó además su preocupación por la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado, que trae más consecuencias negativas para ayuntamientos y diputaciones, dijo, porque « habrá que ver qué va a pasar con el incremento anual del 1% que había previsto en las retribuciones del personal de la administración, ya que una prórroga nos llevaría a la imposibilidad de aplicar esa subida, con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo de cientos de miles de familias».

Asimismo, Rodríguez Villalobos alertó de que en 2017 no podrán destinar a inversiones el superávit, como ocurría hasta ahora, «porque la normativa que rige el destino de esas inversiones, adscrita y sujeta al presupuesto de este ejercicio en curso, establece claramente la anualidad de 2016 para acometer esas inversiones», explicó.

«Es decir, que si la Ley General de Presupuestos se prorroga, lo que no podrán acometerse desde un gobierno en funciones son disposiciones adicionales, como es el caso de la normativa que rige las inversiones del superávit», dijo e presidente de la FAMP.

Villalobos reclamó que ante el buen comportamiento de las administraciones locales frente al déficit público, «se flexibilice el límite del techo de gasto en los casos de superávit, ya que eso se traduciría en contar con más margen de recursos para inversiones».

El dirigente municipalista quiere también que se pueda destinar esos fondos «a lo que más demandan los alcaldes y alcaldesas, que es destinar esos fondos de superávit a acometer planes de empleo».