Zoltán Varga y José Francisco Tirado, nuevos Honoris Causa

El rector, durante el juramento de Zoltán Varga y José Francisco Tirado, en el Paraninfo. /IDEAL
El rector, durante el juramento de Zoltán Varga y José Francisco Tirado, en el Paraninfo. / IDEAL

La Universidad de Almería reconoció ayer la labor de dos docentes que han destacado en los campos de la informática y de las matemáticas

J. L. P.ALMERÍA

El Claustro de la Universidad de Almería cuenta desde ayer con dos nuevos miembros, caso del profesor de Matemáticas, Zoltán Varga de la Universidad Szent István, en Godollo, Hungría, y el catedrático de Arquitectura y Tecnología de Computadores, José Francisco Tirado. Ambos fueron investidos nuevos doctores Honoris Causa por la UAL.

El rector de la UAL, Carmelo Rodríguez, indicó que «se concede con carácter honorífico el grado académico más alto de la Universidad para reconocer méritos extraordinarios relacionados con la creación, transferencia y divulgación de conocimientos, que los galardonados han acreditado en su especialidad». Del mismo modo, recordó que las materias a las que ambos se dedican, Matemáticas e Informática, van de la mano y que de la una nació la otra.

«Y hoy en día, es difícil encontrar un ámbito científico que no combine o se apoye en ambas disciplinas». De José Francisco Tirado señaló que «es físico de formación e informático por trayectoria profesional, y su labor docente e investigadora ha contribuido de manera importante a transformar las ciencias computacionales, tanto nacional, como internacionalmente».

Rodríguez Torreblanca agradeció su contribución al desarrollo tecnológico de los sistemas informáticos a nivel nacional e internacional, y es que «gracias a él, a su incansable y larga trayectoria, a sus esfuerzos profesionales y personales, la Informática es, hoy en día, una disciplina consolidada y puntera en nuestro país».

Sobre el profesor Zoltán Varga, el rector señaló que «es físico y matemático, y tal como hicieron algunos matemáticos desde principios del siglo XX, descubrió en la biología y en las ciencias de la vida toda una serie de fenómenos susceptibles de ser tratados y descritos por el lenguaje de las matemáticas». De lo cual surgió la Biomatemática. «La teoría de los sistemas dinámicos, la investigación en problemas genéticos, el estudio de modelos ecológicos, y en particular, del modelo predador-presa, entre otros, se han visto enriquecidos por las aportaciones del profesor Varga» cuyas contribuciones están contextualizadas en proyectos de gran envergadura internacional, algunos de «enorme responsabilidad para el progreso y bienestar de su país», concluyó el rector.

En su discurso de investidura el profesor José Francisco Tirado, habló de su relación con la UAL, que nació en la década de los 90, y del futuro de la informática, en concreto de la Ley Moore. Así, aseguró que «la investigación en Informática es un reto apasionante» y que su evolución «es tan vertiginosamente rápida que las nuevas ideas quedan obsoletas en un corto espacio de tiempo y esta circunstancia supone un reto adicional».

Por su parte, Zoltán Varga desgranó en su discurso de sus «aventuras matemáticas en ciertos campos de aplicación». Comenzó en el campo de la Matemática Pura, pero «el resto de mi trabajo de investigador ha estado dedicado a la Matemática Aplicada».

Fotos

Vídeos