Un trabajo de la UAL sobre el uso eficiente del agua recibe un premio internacional

Laura Piedra, Ángeles Godoy, Emilio Galdeano y Juan Carlos Pérez ponen de manifiesto el buen hacer en recursos hídricos en el agro almeriense

JOSÉ ESTEBAN RUIZALMERÍA

Dar a conocer lo que se hace bien en el agro almeriense, desconocido en parte en el ámbito internacional, es uno de los muchos objetivos de la comunidad científica e investigadora de la provincia de Almería.

El sector hortícola demuestra estar a la altura en la utilización de recursos naturales y, en lo que a agua se refiere, desde la Universidad de Almería, Laura Piedra, Ángeles Godoy, Emilio Galdeano y Juan Carlos Pérez, llevaron a cabo un estudio en el que se pone de relieve una serie de factores socioeconómicos de las explotaciones agrarias, principalmente, familiares de la horticultura de Almería, que junto a los tecnológicos, vienen influyendo en un uso cada vez más eficiente de este recurso tan preciado y básico para la agricultura.

Recientemente este trabajo obtuvo un premio en el XIX Congreso Internacional del Agua celebrado en la ciudad suiza de Zurich, escenario en el que se debatió sobre la creciente preocupación por el uso de recursos naturales y especialmente el agua en regiones donde constituye un factor esencial para su desarrollo.

Pese a que se desprende cierta heterogeneidad en los niveles de consumo y gasto por explotación, destacaron los expertos en su estudio, hay una serie de elementos esenciales como «el grado de formación de los agricultores almerienses en técnicas agrícolas o la proactividad para adoptar nuevas innovaciones tecnológicas». A ello hay que unir una creciente concienciación medioambiental y, especialmente, en la utilización de los recursos hídricos. Dichos los factores convierten hoy día, a esta provincia, en una zona agrícola eminentemente eficiente en el contexto español, valoraron los cuatro autores del trabajo que surge de la Universidad de Almería.

Nuevamente, «el sector hortícola se ha mostrado como una referencia para desarrollar acciones que promuevan un mayor rendimiento a nivel de explotación y que traten de reducir el impacto medioambiental», señalaron.

Los investigadores del estudio consideran que estos factores, sin embargo, «no son tenidos muy en cuenta por las políticas regionales o nacionales a la hora de buscar soluciones factibles para mejorar la oferta de agua existente en esta agricultura y que, probablemente, con una inversión moderada podrían reducir los problemas existentes actualmente con el déficit hídrico».

Esta conclusión casa a la perfección con las demandas existentes hoy en día por parte de los productores, regantes y otros colectivos vinculados de alguna manera a la agricultura. Un ejemplo de ello es las propuestas que emanan desde la Mesa del Agua de Almería, órgano constituido por diferentes organizaciones, asociaciones, comunidades de regantes, colegios y federaciones empresariales. Todas ellas van dirigidas a las administraciones que manejan las políticas necesarias para garantizar el agua para la agricultura.

La Mesa del Agua pone de manifiesto esa falta de inversión, y como consecuencia directa, unida a la sequía, revelan un gran déficit hídrico en la provincia.

Fotos

Vídeos