La UAL quiere reactivar este curso la actividad física con la Tarjeta Deportiva

La demanda de la Tarjeta Deportiva Plus está siendo muy alta durante los primeros días de este curso. / IDEAL

El objetivo de la Universidad de Almería es que toda la comunidad universitaria adopte hábitos saludables y practique ejercicio

J. L. P.ALMERÍA

El Vicerrectorado de Extensión Universitaria y Deportes de la Universidad de Almería quiere que el curso que comenzó la pasada semana sea un punto de inflexión en cuanto a la realización de actividad física en el campus de La Cañada y, en ese sentido, se ha realizado una fuerte apuesta por al nueva Tarjeta Deportiva.

El director de la Unidad de Deportes, Pedro Núñez, señaló que «todos los cambios y planteamientos que se han puesto en práctica están consiguiendo una magnífica respuesta y logrando una enorme aceptación». Núñez desveló que sólo en la primera jornada «se había superado el centenar de tarjetas en su modalidad Plus».

El paso por las ventanillas está siendo permanente y ágil. En su gran mayoría fueron los alumnos los protagonistas de este «primer gran tirón», pero también hubo formalizaciones de inscripción por parte de los PAS y los PDI. Precisamente esos dos grupos dentro de la comunidad universitaria tendrán una especial atención en próximas fechas. «Uno de los grandes retos que nos planteamos es el de facilitar al personal docente e investigador, y personal de administración su introducción en la práctica deportiva y la vida saludable, primero con la apertura de la sala de musculación a mediodía, algo que antes no se hacía, y después con una serie de programas especialmente diseñados para ellos». Núñez plantea un campus «activo» y adelanta que «habrá varias sorpresas agradables durante el curso».

Entre marzo y junio pasados la Unidad de Deportes llegó a superar las 500 tarjetas, poniéndose como objetivo cercano «alcanzar el millar lo antes posible, o lo que es lo mismo, doblar esa cifra para que el deporte sea un común denominador entre todas las personas que viven día a día el campus». Analizado el contexto, y conocedores de la situación geográfica de las instalaciones deportivas dentro del mapa de la UAL, «lo que se pretende es que el flujo de estudiantes que bajan del autobús y se distribuyen por el pasillo central hacia sus respectivas facultades sepa que en esta esquina tienen un punto de encuentro, de ocio y de desconexión». Para Pedro Núñez, «es idóneo ocupar los 'tiempos muertos' entre clases, por ejemplo, con ejercicio y convivencia». En esa línea, se sigue trabajando en mejorar las instalaciones, cuidando los mínimos detalles e ideando el Centro Deportivo como un punto neurálgico de vida universitaria, ya que «hasta ahora daba la sensación de que la Universidad de Almería acababa en la calle de que hay tras del CADE, y no es así, porque estas instalaciones, que son de primer nivel, están por y para los universitarios». Cambio de concepto significativo es que «se trata de instalaciones diseñadas para la docencia, y que una vez sabido eso, pueden ser usadas libremente el resto del tiempo por la comunidad universitaria, ya que es exclusivamente suya». Se forman en la parcela práctica los estudiantes de los grados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Fotos

Vídeos