Firman el convenio para que la UAL diseñe la gestión de la biblioteca

Arriba, el alcalde y el rector estrechan sus manos tras firmar el convenio. Abajo, visita a las obras de la futura biblioteca./S. G. H.
Arriba, el alcalde y el rector estrechan sus manos tras firmar el convenio. Abajo, visita a las obras de la futura biblioteca. / S. G. H.

Aún está por decidir su nombre, que se escogerá en una consulta ciudadana en la que las opciones que no ganen bautizarán a otras salas

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOAlmería

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, y el rector de la Universidad de Almería (UAL), Carmelo Rodríguez Torreblanca, estamparon ayer sus firmas en el convenio por el cual ambas administraciones trabajarán conjuntamente con el objeto de dotar a la nueva biblioteca de la calle Santos Zárate de un modelo de gestión tan exitoso como el que actualmente tiene este mismo equipamiento pero en el campus universitario.

En base al acuerdo, que se prolongará para los próximos dos años, el Ayuntamiento pone en manos de la UAL el proyecto de gestión de la nueva dotación municipal, una infraestructura cuyas obras están a punto de finalizar y el cual espera el alcalde que sea una de los más importantes de este tipo en toda España.

«La biblioteca se encuentra en un edificio protegido, en el centro de Almería y tiene los metros suficientes como para que no nos conformemos con poner dos sillas, un flexo y un ordenanza y abrir sin más, sino que hay que apostar por que, como he dicho, pueda llegar a ser una de las bibliotecas de referencia del país», señaló el alcalde de la ciudad, consciente de que el Ayuntamiento «le debía una infraestructura así a la capital de la provincia», dijo.

«Es cierto que la Biblioteca Nicolás Salmerón es nuestra joya de la corona, y este convenio es una oportunidad extraordinaria para la UAL con el fin de lograr un mayor acercamiento con la sociedad, a la vez que mejoraremos los servicios que ofrecemos a los estudiantes en la propia ciudad», señaló por su parte el rector, que se mostró muy ilusionado con este proyecto.

Según explicó el Ayuntamiento, el convenio especifica que la UAL se encargará de diseñar y poner en marcha el modelo de gestión de la biblioteca, teniendo en cuenta los servicios y necesidades de los mismos, redactará los pliegos técnicos para las licitaciones del centro cultural, y creará las normas de funcionamiento. Por su parte, el Ayuntamiento aportará por esta labor a la UAL un importe de 150.000 euros en 2018 y 22.500 euros en el segundo año. A su vez, abrirá a los investigadores de la Universidad el uso del fondo antiguo municipal o se establecerá un sistema de préstamo común para que ambas bibliotecas estén interconectadas en su funcionamiento y fondos bibliográficos.

El nombre

El alcalde cree en la buena acogida de forma inmediata que tendrá la biblioteca una vez que esta abra sus puertas a lo largo del próximo verano. Lo que resta, una vez que las obras están a punto de finalizar, es dotarla de mobiliario -para lo que habrá una partida de un millón de euros en los próximos presupuestos- así como bautizarla.

Pacheco volvió ayer a insistir en que el nombre se pondrá a través de una consulta ciudadana. Las alternativas también las propondrán particulares así como los colectivos que lo deseen. Lo que avanzó ayer el alcalde fue que aquellos nombres de la terna que no resulten ganadores podrán ser usados para bautizar al resto de salas del complejo.

Fotos

Vídeos