La rectora de la Universidad de Granada preside unas lecturas sobre mujer y trabajo en Adra

Elisa Fernández, Ana María Callejón y Francisca Serrano escuchan atentamente a Pilar Aranda. :: ideal/
Elisa Fernández, Ana María Callejón y Francisca Serrano escuchan atentamente a Pilar Aranda. :: ideal

En la sexta edición de estos encuentros, se narraron historias reales que reflejan el camino recorrido para lograr la igualdad de género

M. TORRES ADRA.

Antonia empezó a trabajar cuando apenas era una niña. Subida a un cajón de madera, a duras penas alcazaba la altura del mostrador de la tienda de comestibles de sus padres. Adelina ejerció de matrona durante media vida, un oficio con el que pudo dar de comer a los suyos y ganarse el respeto que se merecía. Son sólo algunas de las protagonistas de la última edición de Lecturas por la Igualdad, un encuentro celebrado en Adra el pasado domingo que estuvo presidido por la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, la primera mujer que ha logrado ocupar este cargo en cinco siglos de historia.

De mujer y trabajo se habló en la sexta edición de estas lecturas. Convocadas por la docente Ana María Callejón, premio Meridiana, buscan hacer una llamada a la reflexión para lograr una igualdad de género real. Moderado por la propia Ana María, la cita sirvió para leer distintas historias reales que ponen de relieve el lugar que la mujer ha ocupado a lo largo de la historia y las profesiones que ha ido «conquistando» hasta llegar a la actualidad. Testimonios de mujeres «guerreras» recopilados el Centro de Adultos de Laroles, en el Club de Lectura de Berja o en núcleos de población como La Alquería y Almerimar, entre otros. El caso más desgarrador fue el de Adelina, una comadrona de las de antes que con el sudor de su frente pudo mantener a sus nueve hijos y a su marido. Querida y respetada a partes iguales por sus vecinos, fue víctima de malos tratos físicos y psíquicos durante años. Otros relatos hablaron de mujeres que actualmente se desenvuelven en profesiones ligadas tradicionalmente al hombre como María Isabel, conductora de tráilers, o de María del Carmen, pescadora de trasmallo.

Aranda, un referente

Por su parte, la rectora de la UGR explicó a las cien personas que acudieron a la convocatoria cómo llegó a ocupar un puesto que hasta 2015 nunca había desempeñado una mujer y la comprensión que recibió por parte de su familia en general y de su suegra en particular para lograr la conciliación familiar y laboral. Catedrática de fisiología y docente en la Facultad de Farmacia, la trayectoria profesional y personal de Aranda es un ejemplo a seguir. Consciente de que aún queda mucho por hacer, Ana María Callejón promete una nueva edición de sus Lecturas por la Igualdad, una iniciativa que ha sido premiada recientemente por la Instituto Andaluz de la Mujer en Almería. Su responsable, Francisca Serrano, y la concejala de Mujer en el Ayuntamiento de Adra, Elisa Fernández, también acudieron al salón de actos de La Alcoholera de Adra.

Fotos

Vídeos