Tus pequeños gestos pueden cambiar el mundo

Práctica de meditación guiada por un monje tailandés de forma altruista./
Práctica de meditación guiada por un monje tailandés de forma altruista.

Ante los problemas que nos rodean, siempre surge una voz altruista que dice «yo puedo echar una mano»; una voz que cree firmemente que sus pequeños gestos pueden cambiar las cosas. En Almería, 41.000 personas trabajan voluntariamente para mejorar su entorno

ÓSCAR MESA MEDINAALMERÍA

Aparecen en los medios grandes testimonios de personas comprometidas, cuya labor humanitaria les lleva a viajar miles de kilómetros para proteger a tribus o zonas naturales cuyos nombres apenas sabríamos pronunciar en nuestra tierra. Experiencias vitales enriquecedoras y loables, pues producen un bien en las zonas más desfavorecidas del mundo. Pero no es necesario, ni mucho menos, viajar tan lejos para ayudar, sobre todo para aquellos que se lo plantean por primera vez y a los que quizá los gastos del viaje y la inmersión en otras culturas o idiomas les asusten.

Siempre se puede trabajar en el entorno más cercano, en la propia ciudad, en el pueblo o el barrio. En Almería, por ejemplo, se necesitan voluntarios que trabajen en zonas como El Puche o Pescadería, que protejan el acuífero del Río Aguas, que ayuden en la limpieza de Cabo de Gata, que acojan a bebés de los servicios sociales durante unos meses, animen a nuestros ancianos en los centros de día o hagan la vida más fácil a las personas con discapacidad colaborando en organizaciones como A Toda Vela o Verdiblanca. En España, uno de cada cinco hogares vive con menos de 8.209 euros al año según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE, y casi el 40% no puede afrontar los gastos imprevistos o irse de vacaciones una semana al año. El pasado 2016 un 8,4% de las familias se retrasaron en los pagos de la vivienda -como hipoteca, luz, comunidad-.

Aumentó el riesgo de pobreza entre los pensionistas -como denunciaron los sindicatos en la última 'Marcha por unas pensiones dignas'-, y en términos generales la pobreza alcanza al 28% de los españoles según el indicador Arope, con el que trabaja la estrategia 'Europa 2020' de la UE. Andalucía es, también, la comunidad con las mayores tasas de riesgo de pobreza (un 35,4% de la población).

Según la Estadística sobre el Movimiento de Voluntariado en Andalucía, dependiente de la Junta, en nuestra comunidad autónoma hay 2.791 asociaciones, de las cuales 235 (un 8,4%) trabajan en la provincia de Almería, la mayoría en el ámbito municipal (106). Estas asociaciones se encargan de cubrir las necesidades sociales que desatiende la administración pública, trabajan en cooperación internacional o cumplen una función educativa y de formación cultural y deportiva de la sociedad.

Y una ONL local no podría ejercer su labor, por razones de presupuesto, sin la mano de obra voluntaria, son ellos quienes hacen posible el funcionamiento de las organizaciones con su labor altruista. Son 40.995 personas, según el registro oficial, las que participan de forma activa en algún tipo de voluntariado en nuestra provincia, una cifra para la que tiene que tenerse en cuenta el carácter temporal de muchos proyectos.

En cuanto a normativa, la 'Carta de Zaragoza' para la promoción de la participación ciudadana en el ámbito autonómico, publicada en abril de 2016, explica que «vivimos en una época de profundos cambios donde las formas tradicionales de pensar los problemas y sus soluciones han quedado obsoletos, siendo necesaria la toma de decisiones junto a la ciudadanía», así como la necesidad que tiene la Administración de que sean los propios ciudadanos, individualmente o en colectivos, quienes hagan ver los problemas sociales. Con este compromiso de «escucha bidireccional y trabajo conjunto», se dio mucha fuerza a federaciones como FAAM, al menos en el ámbito de las buenas intenciones. La 'ley del voluntariado' de la Junta, por su parte, protege y obliga a las personas que trabajan de esta forma en las asociaciones.

Entre otras cosas, obliga a las asociaciones a cubrir todos los gastos que deriven del trabajo del voluntario en esa asociación y a darles formación, así como a asegurarlos debidamente. Por otra parte, el voluntario queda obligado a cumplir los compromisos hechos con la asociación y a rechazar cualquier contraprestación material que puedan ofrecerle por esta labor.

Sin embargo, aunque el trabajo en el entorno cercano sea muchas veces más productivo y, sobre todo, visible, a todos nos alarman los grandes problemas internacionales y sentimos apego y empatía por las sociedades que han sufrido en sus carnes la 'cruz' de la globalización. En Almería hay 10 asociaciones o delegaciones de grandes ONGs que trabajan en cooperación internacional enviando dinero o materiales desde su sede local, enviando voluntarios para hacer trabajo de campo en las regiones que se quieren proteger o ayudando a los inmigrantes que llegan a la provincia.

Lo importante no es dónde se trabaje sino la buena disposición, el no esperar nada a cambio más que la satisfacción del deber cumplido.

Fotos

Vídeos