El paso de los días no desanima al operativo: 400 personas buscan hasta Campohermoso

Efectivos del equipo de Montaña y GEAS de la Guardia Civil prosiguen la búsqueda de Gabriel Cruz./EFE
Efectivos del equipo de Montaña y GEAS de la Guardia Civil prosiguen la búsqueda de Gabriel Cruz. / EFE

Más de 200 voluntarios se sumaron ayer en un rastreo que se centró principalmente al noroeste, hasta San Isidro y Campohermoso

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Almería, España entera, sigue con el corazón en un puño a la espera de noticias alentadoras sobre el paradero de Gabriel Cruz, el niño de apenas ocho años al que se le perdió la pista hace hoy doce días en un trayecto de sólo 100 metros, entre la casa de su abuela y la de unos primos en la pedanía nijareña de Las Hortichuelas Bajas. Sin embargo, y con todas las esperanzas depositadas en la investigación policial que llevan agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil bajo órdenes del Juzgado de Instrucción número 2 de Almería, ayer la jornada de búsqueda cerró sin nuevas pistas determinantes.

El operativo especial de búsqueda se dio ayer de bruces en un intento que contó con cerca de 400 efectivos entre los propios del operativo de búsqueda y más de 200 voluntarios que acudieron a la zona a colaborar con los profesionales de los distintos cuerpos de emergencias.

Según trasladaron fuentes de dicho operativo, que coordina Emergencias 112 Andalucía, se mantuvo un radio generalizado de búsqueda de seis kilómetros extendido hasta los 12 en áreas de la costa y en lugares específicos y recónditos como pozos, cuevas, balsas y recovecos del terreno. En esta ocasión se puso especial ahínco en la zona noroeste, que abarca el entorno de la Sierra de Cabo de Gata, Fernán Pérez e incluso las amplísimas zonas invernadas hasta los núcleos de San Isidro y Campohermoso.

Un total de 146 profesionales y especialistas de emergencias se encargaron de regir la búsqueda en el radio más cercano al punto donde fue visto por última vez el menor. Por su parte, se contó con la colaboración de más de 230 voluntarios que se sumaron en la mañana de ayer a las labores de búsqueda realizando nuevas batidas dentro del radio más amplio.

Cabe recordar que en el dispositivo participan Emergencias Andalucía (112, el Grupo de Emergencias de Andalucía -GREA - y Protección Civil), Guardia Civil (con los equipos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, el GEAS, la unidad canina y equipos ecuestres), Policía Local de Níjar, agrupaciones de Protección Civil de distintos municipios; Bomberos de varios parques de la provincia; miembros de Cruz Roja Española, bomberos y otro personal del Infoca, miembros del Ayuntamiento de Níjar y voluntarios particulares, que en gran parte son especialistas en emergencias de Almería y de otras provincias limítrofes que, de forma altruista, han decidido dedicar sus días libre a colaborar con el operativo. Sin ir más lejos, en los últimos días han venido hasta la zona agentes de Policía Local de Lorca y Jumilla (Murcia) y bomberos especializados de Cartagena en búsquedas en cuevas y pozos.

La búsqueda se daba por concluida a las 19 horas, con la caída del sol, sin que se hallaran elementos que puedan ser determinantes para el hallazgo de Gabriel Cruz.

La investigación, por su parte, sigue abierta y, según fuentes de Interior, a diario se efectúan nuevas diligencias gracias a entrevistas con personas residentes en el entorno, búsquedas selectivas e, incluso, en algunos casos registros, sin que ninguna de estas comprobaciones haya trascendido dado el férreo secreto de sumario al que están sometidas las indagaciones. La investigación judicial ha recaído en manos del Juzgado de Instrucción número 2 de Almería. Interior insiste en que hasta Almería se han desplazado los mejores efectivos especializados en desapariciones de cuantos existen en el país. A diario trabajan en las indagaciones policiales entre 60 y 70 agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), del servicio cinológico y de otras unidades como el Grupo de Actividades Subacuáticas o unidades ecuestres.

Gabriel Cruz, de apenas 8 años, desapareció al borde de las 15 horas la tarde del 27 de febrero, el martes de la semana pasada, cuando iba camino de casa de unos primos a apenas 100 metros de distancia de la de su abuela, en la que estaba en ese momento. Desde entonces, la única pista determinante encontrada ha sido una camiseta interior blanca que según las pruebas de los agentes de la policía científica tiene ADN del pequeño Gabriel. La camiseta fue encontrada por el padre del pequeño, Ángel Cruz, y su pareja durante una batida en las inmediaciones de la depuradora de Las Agüillas, en Las Negras, a unos cuatro kilómetros del lugar en el que se pierde el rastro del niño. La policía sigue analizando la prenda por si de ella se pudieran desprender nuevos datos útiles para la investigación.

La desaparición del pequeño ha supuesto un duro golpe para la sociedad almeriense, que está desde entonces en estado de shock. Una muestra de ello fue la multitudinaria concentración que el viernes congregó a 8.000 personas en la Puerta de Purchena de Almería y que colapsó todo el centro de la ciudad. La familia del pequeño, tanto su padre, Ángel Cruz, como su madre, Patricia Ramírez, se aferran a la posibilidad de que Gabriel haya sido raptado. «Dejadle libre, que vuelva a casa»; reclamó la progenitora el viernes, emocionada por la respuesta solidaria de los almerienses.

Fotos

Vídeos