La Junta inicia la licitación de la revisión del plan de ordenación del territorio del Poniente

Vista aérea de una extensión de invernaderos en la comarca del Poniente./IDEAL
Vista aérea de una extensión de invernaderos en la comarca del Poniente. / IDEAL

El plazo de presentación de ofertas al contrato, que tiene un importe de 230.000 euros, concluye el próximo 15 de enero

A. MALDONADOAlmería

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha comenzado el proceso de licitación para la contratación de los servicios de revisión del Plan de Ordenación del Territorio del Poniente Almeriense (POTPA) que afecta a una extensión de 969 kilómetros cuadrados y a una población de 255.000 habitantes. Hasta el 15 de enero del próximo año se pueden presentar ofertas a esta licitación dotada con un presupuesto de 230.400 euros.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, señaló que «quince años después de su aprobación en 2002 y diez después de su modificación puntual en 2008, el POTPA ha cubierto la primera etapa de ajustes que precisaba una de las comarcas de mayor complejidad de Andalucía y de España, el Poniente almeriense, en la que confluyen extraordinarios recursos y valores ambientales y paisajísticos con una de las dinámicas socioeconómicas más potentes de la Unión Europea».

El ámbito del Plan coincide con los municipios integrados en la unidad territorial del Poniente Almeriense delimitada por el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía y abarca una extensión superficial de 969 km², correspondientes a los términos municipales de Adra, Balanegra, Berja, Dalías, El Ejido, Enix, Felix, La Mojonera, Roquetas de Mar y Vícar. La población total de la zona, según el Padrón Municipal de Habitantes de 2015, asciende a 255.066 habitantes.

«Esta unidad territorial del Poniente almeriense - según explicó Martínez - vincula, tanto la prestación de servicios turísticos como la exportación de sus producciones agrícolas, de forma mayoritaria al mercado europeo y por ello está especialmente obligada a ajustar su planeamiento territorial a las nuevas directivas marco y estrategias de la UE (Inundaciones 2007, Aves 2009, Infraestructuras Verdes 2014, Cambio Climático, etcétera) y a las normativas estatales y andaluzas que las desarrollan sobre temas como el abastecimiento y la depuración de aguas, los riesgos de inundación, la gestión de residuos, costas, carreteras, montes, etcétera».

Crecimiento sostenible

La convocatoria de la licitación fija un plazo para la ejecución de los trabajos de revisión del POTPA de 34 meses, periodo que se dividirá en tres fases parciales: elaboración del programa de trabajo, la recogida y tratamiento de la información estadística e institucional y los análisis sectoriales sobre el ámbito (seis meses); elaboración del diagnóstico territorial propositivo junto con la formalización del Documento Inicial Estratégico, que servirá de base para iniciar la tramitación ambiental del Plan (doce meses); y formalización de los documentos previstos en el artículo 12 de la Ley 1/1994, de Ordenación del Territorio de Andalucía y en la legislación ambiental para la tramitación del Plan, así como la asesoría técnica al proceso de participación pública y debates de los contenidos del mismo (16 meses).

Para el delegado de Medio Ambiente, Antonio Martínez, «los trabajos que se van a contratar permitirán tanto el desarrollo de diagnósticos ajustados de la situación actual como los necesarios procesos de participación y acuerdo que permitan garantizar un nuevo impulso para las decisiones que hasta ahora no se han cubierto, como la creación de parques comarcales». El nuevo plan permitirá «apostar por un crecimiento inteligente, sostenible e integrador como el que promueve la economía circular», además de definir «soluciones de gestión responsable y sostenible para los problemas territoriales» que la comarca registra en torno a la masa de agua superficial artificial de la Cañada de las Norias, los relictos de artales de El Ejido, el humedal de la Ribera de la Algaida, «el necesario esponjamiento ambiental del mar de plástico y las posibilidades de crecimiento sostenible de las actividades productivas», destacó Martínez.

Fotos

Vídeos