Ana Julia guía a la Guardia Civil y al juez hasta la fosa en la que sepultó el cuerpo del niño Gabriel

Ana Julia guía a la Guardia Civil y al juez hasta la fosa en la que sepultó el cuerpo del niño Gabriel
FRAN GAVILÁN

La detenida reconstruye el crimen que perpetró en la finca de la familia del padre del menor y relata los detalles de los hechos ante la comitiva judicial

F. GAVILÁN/M. SÁIZ PARDOALMERÍA/MADRID

Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz, de apenas ocho años de edad, volvió ayer a pisar la Cañada de la Soledad, la finca de la familia del padre del pequeño Gabriel situada en la pedanía nijareña de Rodalquilar. Escoltada por su abogada, Beatriz Gámez, y por el titular del Juzgado de instrucción número 5 de Almería que dirige la investigación, Rafael Soriano, reconstruyó los fatales hechos que acontecieron el pasado 27 de febrero, el mismo día en el que se dio por desaparecido al pequeño.

En esta ocasión, Ana Julia sí colaboró con los investigadores de la Guardia Civil, quienes siguieron con atención todas las indicaciones que la detenida hizo en la finca que tanto ella como Ángel Cruz, progenitor del menor, estaban reformando con el objetivo de irse a vivir en los próximos meses.

La detenida, que pasará hoy a disposición judicial tras permanecer 72 horas en los calabozos de la Comandancia de Almería, llegó a la finca familiar, muy próxima al conocido mirador de la Amatista, en un vehículo camuflado de la Guardia Civil pasadas a las 17.00 horas de la tarde. Flanqueda por hasta otros cinco vehículos policiales -a modo de procesión- la apresada contó al detalle a la comitiva judicial y ante más de una decena de agentes de la Benemérita, responsables de la operación 'Nemo', operativo que permitió su detención, cómo acabó con la vida del pequeño Gabriel y ocultó su cuerpo.

La reconstrucción del crimen llegaba varias horas después de que Ana Julia se derrumbara ante los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Policía Judicial (UPJ) de la Guardia Civil de Almería. La asesina confesó los hechos durante algo más de 120 minutos y posteriormente guió a los agentes hasta la fosa cavada en el cauce de una acequia a escasos metros de un aljibe donde decidió enterrar al pequeño de ocho años, que ayer recibió sepultura en el pequeño cementerio de Fernán Pérez (Níjar) tras un multitudinario funeral en la Catedral de Almería.

Provista de una sudadera con capucha roja, al igual que en todas las imágenes en la que ha sido captada desde que fue detenida el pasado domingo, Quezada argumentó «en todo momento» a los agentes que actuó «fruto del pánico» al golpear al pequeño tras una discusión, para terminar ahogándole al taponar sus vías respiratorias.

Un relato que choca directamente con la hipótesis de los investigadores, ya que los agentes de la Guardia Civil tienen pruebas de que el crimen de Gabriel «no fue improvisado», entre otras cuestiones, porque los guardias no contemplan que desvestir al menor una vez muerto y tirar sus pertenencias a una escombrera situada a 30 kilómetros de la finca de Rodalquilar, concuerde con un perfil de un asesinato accidental.

Con lo que sí coincide la investigación es con la hipótesis de que Ana Julia actuó sola para llevar a cabo un crimen que ha conmocionado a toda la sociedad española. Así lo aseguró la propia apresada ante los agentes durante el último interrogatorio en la Comandancia de Almería y después fue ratificado por su propia abogada, Beatriz Gámez, a las puertas de la finca de Rodalquilar al termino de la reconstrucción de lo hechos que acabaron con la vida del pequeño Gabriel. En este sentido, la letrada señaló que su defendida «actuó sola» y que «ha colaborado» en todo momento con los agentes, al tiempo que aseguró que Ana Julia «está arrepentida» de los graves hechos por lo que está detenida tras añadir que «no planeó» el crimen.

Todo indica que la Guardia Civil tiene previsto actuar esta mañana en este punto y en otros como el vertedero donde tiró la ropa del niño tras su desaparición, a unos 30 kilómetros de Rodalquilar, prendas que ayer pudieron ser recuperadas por los agentes de la Guardia Civil tras recibir indicaciones de la propia detenida, quien lo más probable es que ingrese a lo largo de esta mañana en el centro penitenciario de El Acebuche tras prestar declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano.

Más

Fotos

Vídeos