Una experiencia que crea 'clase'

Los alumnos de la escuela observan y comentan el emplatado que realiza el chef japonés Kosei Takakura./J.L. MATARÍN
Los alumnos de la escuela observan y comentan el emplatado que realiza el chef japonés Kosei Takakura. / J.L. MATARÍN

Alumnos y profesores de la Escuela de Hostelería Almeraya se despliegan en cocina y sala, atendiendo a más de ciento veinte comensales diarios del Restaurante Premium, entre estrellas Michelin y grandes cocineros

TATIANA MERINO

El director de la escuela de hostelería IES Almeraya, José Vique, transita orgulloso los pasillos del Auditorio de El Ejido supervisando los detalles del último servicio tras tres días intensos en los que los alumnos han participado de lleno en las actividades del congreso gastronómico más importante de la provincia. Un centenar de alumnos de cocina ha estado trabajando 'in situ' para que todo saliese perfecto. Desde el apoyo a los ponentes para los 'showcookings' y las demostraciones que tuvieron lugar el viernes en la sala principal del auditorio, hasta la implicación de la preparaciones previas a los servicios del restaurante.

Los propios alumnos comentan emocionados que ha sido una ocasión inolvidable en la que el aprendizaje en vivo ha marcado la experiencia del evento. «La oportunidad de estar con grandes chefs y compartir un mano a mano con mis compañeros en un servicio real ha sido fantástico», señala Rafaela Buhaurisiobo, una de las alumnas de primer año de gastronomía y cocina. «Los chefs se han involucrado con nosotros de forma incondicional, derrochando paciencia y parándose a explicarnos cada detalle, duda o pregunta que le hemos hecho», dice Carmen Montero, otra compañera de primer curso.

Un ensamblaje perfecto, donde la ilusión y la entrega de los alumnos es palpable, mientras conforman el cuerpo de cocina para el chef invitado y viven la experiencia de compartir espacio con profesionales de la talla de José Álvarez, Juan José Carmona, Pablo Fuente o Juan Moreno. En el almuerzo del sábado en el que siete cocineros almerienses se pusieron al servicio de un salón expectante con un completo absoluto, como ha sido la tónica habitual durante el fin de semana, el papel de la escuela volvió a ser fundamental. Algunos de los alumnos comentan en corrillo, con ese brillo en los ojos característico de la emoción y la satisfacción absoluta, que Tony García les había dejado emplatar el carpaccio de gamba roja de Garrucha que comprendía unos siete elementos diferentes, donde la importancia de la precisión y la delicadeza para decorar el plato eran vitales. Refleja la confianza que había depositado en ellos y así lo sintieron. «Una responsabilidad y una sensación única, que nos ha sorprendido y encantado a la vez. Sin descuidarnos por si necesitábamos ayuda y asegurándose de que cada plato salía exactamente como él quería», comenta uno de los alumnos de segundo curso. «Jamás pensé que podríamos montar nosotros los platos de un chef como Tony, ha sido increíble trabajar junto a él» apunta Andrea García, alumna de cocina.

Capitaneados siempre por profesores de la escuela, que derrochan vocación para que puedan vivir la experiencia, y bajo el mando de Alberto Hernando, jefe de cocina del restaurante del congreso, han conocido de cerca las técnicas que se emplea en la cocina japonesa más pura con Kosei Takakura o el sabor tradicional de la cocina jienense con Montse de la Torre y Juan Carlos Trujillo.

Antonio Portero es uno de los profesores que ha supervisado la mayor parte del congreso, que además de guiar estos día a los niños de la escuela, elaboró junto a ellos el cierre del almuerzo a '14 manos' de Almería. Un bizcocho de cerveza negra con queso y fresas, guarnecido con natillas calientes, crujiente de avellana y sirope de cereza que se ganó las felicitaciones y reconocimiento de todos los asistentes.

La sala no fue menos, si disposición e ilusión emanaba de cada futuro cocinero, los aspirantes a dominar la sala mantuvieron un nivel de entrega y profesionalidad que sorprende al contrastar que cursan primer año de servicios de restauración. Y es que han sido los más novatos los que se han presentado voluntarios con mayor ímpetu para vivir la experiencia de Almería Gourmet. Encandilados por Jorge Antonio Castillo, jefe de sala del Restaurante La Costa, y su equipo (tres jefes de rango, un Sommelier y su ayudante) que han sido los encargados de comandar el servicio del Restaurante del teatro auditorio de El Ejido, se muestran exultantes cuando hablan de ellos. «Han sabido enseñarnos y mostrarnos los detalles y los tiempos idóneos para un servicio perfecto», subraya uno de los alumnos de primero de servicio de restauración que ha trabajado junto a ellos las 5 comidas del congreso.

Todos coinciden en que repetirían sin pestañear la experiencia, «han sido tres días intensos que nos ha permitido tener pocos momentos de descanso, entre el servicio en sala del restaurante, apoyar las catas, etc. Pero trabajar con profesionales de esta talla y tener la oportunidad de conocer de cerca a bodegueros y enólogos, simplemente no tiene precio», resalta uno de ellos. «Hemos ganado mucha seguridad en estos días, los jefes de rango nos han hecho romper el hielo con el cliente confiando en nosotros y eso nos ha hecho ganar mucha soltura», confiesa otro de los alumnos.

Al final unanimidad en el resumen del evento: «una experiencia que quiero volver a repetir», «un aprendizaje intensivo que me ha marcado», «una convivencia fantástica con los compañeros» y «muchos momentos inolvidables». Con un sentimiento a flor de piel cuenta una alumna, «Ya nada será igual después de Almería Gourmet para mí...» y Almería Gourmet no sería igual sin la escuela de hostelería.

Fotos

Vídeos