La curación del cáncer infantil alcanza el 80% y se busca la mortalidad cero

Una simbólica suelta de globos puso fin al acto. /IDEAL
Una simbólica suelta de globos puso fin al acto. / IDEAL

Más de 2.000 escolares conmemoraron ayer el Día Internacional del Niño con Cáncer que estuvo dedicado este año a los adolescentes

J. L. P.ALMERÍA

El CEIP Ginés Morata se convirtió ayer en sede de los actos del Día Internacional del Niño con Cáncer, organizados por la Asociación de Padres y Madres de Niños Oncológicos de Almería, ARGAR. Las actividades tuvieron un claro protagonismo de los alumnos, que participaron activamente tanto con diferentes lecturas como con una suelta de globos que cerró la actividad y que simbolizó el recuerdo a las víctimas de esta enfermedad y el apoyo para quienes la padecen en la actualidad y sus familias.

Esta conmemoración se inició en el año 2002 de la mano de la Organización Internacional de Cáncer Infantil, CCI, una red formada por 177 organizaciones nacionales de padres de niños con cáncer en 90 países en los cinco continentes. El objetivo es difundir que todo niño con cáncer merece la mejor atención médica y psicológica, independientemente de su país de origen, raza, estatus económico o clase social. Además, se apoya en la premisa de que la muerte de niños con cáncer es evitable con un diagnóstico temprano, disponibilidad y acceso a tratamientos y cuidados apropiados así como las medicinas esenciales asequibles. En España, la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer agrupa a 16 asociaciones con el objetivo de trasladar la problemática de los niños con cáncer y plantear soluciones, entre las que se incluye ARGAR.

Una jornada especial

La directora del CEIP Ginés Morata, María Dolores Ruiz, reconoció que «nos ofrecieron la posibilidad de acoger estos actos y nos sentimos muy honrados, sobre todo porque hemos experimentados dos casos de niños con cáncer en nuestro colegio». Ruiz señaló que «cuando recibimos estas noticias fue un impacto para todos, pero hicimos lo que estuvo en nuestra mano para que los niños se sintieran cómodos en el tiempo que estuvieron en el colegio, ahora ya están en el instituto». La directora apuntó que estos casos hizo que «concienciáramos a la comunidad educativa de que esto existe y que lo estábamos viviendo. El día que una de las niñas volvió a clase después de una quimioterapia muy agresiva, su profesora y todos sus compañeros vinieron con un pañuelo en la cabeza para que se sintiera una más».

El CEIP Ginés Morata, además, se ha convertido en colaborador del Hospital de Torrecárdenas y de ARGAR en distintas actividades que se han venido haciendo durante los últimos años, además de sumar un importante número de participantes a la carrera solidaria que la asociación almeriense viene organizando en los últimos años.

Participación masiva

Según las cifras recopiladas por ARGAR fueron alrededor de 2.400 escolares los que ayer conmemoraron esta jornada en la provincia. El CEIP Ginés Morata fue el epicentro porque, como comentó la presidenta de la asociación, Rosa Onieva, es «su primer año y queríamos estar con ellos». Para Onieva el objetivo de este acto es claro y pasa por «dar a conocer a la sociedad que el cáncer infantil es una realidad, son 1.400 casos los que se diagnostican cada y hay mucho por luchar».

Desde este colectivo también se lanzó un mensaje de esperanza porque «la supervivencia está en un 80%, pero tenemos que llegar a que la mortalidad sea cero. Tenemos que concienciar a la sociedad porque los niños y sus familias dependen de nosotros. Saben que estamos con ellos». En Almería, se registran de manera anual entre 20 y 25 casos, una cifra que se mantiene estable durante los últimos años. Ayer se reivindicó, especialmente, la situación de los adolescentes con cáncer que «no pueden estar en el área de adultos, siguen siendo niños que tienen una enfermedad grave y que tienen que estar en su ámbito, rodeados de familia y amigos para que vivan esto de la forma que sea más leve posible».

A pesar del aumento de las tasas de supervivencia, hoy en día siguen muriendo niños y adolescentes con cáncer tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo. De hecho, en algunos países, las muertes por cáncer infantil superan las muertes por todos los tipos de enfermedades de la infancia. Desde 1980, no obstante, ha crecido exponencialmente el número de casos que han acabado con un final favorable, llegándose a duplicar.

Fotos

Vídeos