La contaminación y la sobrepesca matan al menos a ochenta cetáceos y tortugas al año

Agentes de la Guardia Civil, Policía Local y Portuaria llevan a cabo el simulacro junto a miembros de Equinac./F. GAVILÁN
Agentes de la Guardia Civil, Policía Local y Portuaria llevan a cabo el simulacro junto a miembros de Equinac. / F. GAVILÁN

Equinac realiza un simulacro en El Zapillo para formar a cuerpos policiales en rescates de estos animales y pide a la población que llame al 112 si ve algún varamiento

Fran Gavilán
FRAN GAVILÁNAlmería

La sangría de cetáceos y tortugas marinas en el litoral almeriense no cesa. Las costas de la provincia tuvieron que lamentar la muerte de más de ochenta cetáceos y tortugas a lo largo del pasado año. La contaminación en el mar o la pesca indiscriminada están detrás de estas duras cifras, cada año más abultadas.

Para luchar contra esta lacra se encuentra la labor diaria que realiza la treintena de voluntarios que forman Equinac, única entidad autorizada para el rescate de especies protegidas que sufren varamientos en Almería.

La entidad, que sobrevive gracias a donaciones y que no recibe ningún tipo de subvención pública, llevó ayer en la playa del Zapillo un simulacro de atención a un cetáceo varado para formar a cuerpos policiales y servicios de emergencias en este tipo de rescates.

«Cuando aparece un delfín en la playa, todo el mundo quiere sacarse fotos con él y esto le provoca estrés»

«Hoy enseñamos a las autoridades que tienen competencia al tratarse de animales protegidos cómo se hace un rescate porque en muchas ocasiones nos pueden ayudar». Así lo explicó a este periódico Manuel Rodríguez, miembro de Equinac, mientas su compañera y coordinadora de la entidad, Eva María Morón, indicaba cómo actuar en el caso de que aparezca un calderón, un cetáceo de mayor tamaño que un delfín, en la arena.

Agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona), del Servicio Marítimo y el GEAS de la Guardia Civil, agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, la Policía Portuaria y la Policía Local de Almería conocieron de primera mano como actuar ante un varamiento con el objetivo de salvar la vida a una tortuga o un cetáceo que vara en la arena.

Colaboración ciudadana

Desde Equinac incidieron entre los agentes sobre la importancia de la colaboración ciudadana. En este sentido, la coordinadora de Equinac volvió a pedir a cualquier persona que sea testigo del varamiento de un animal con vida, que avise «de manera inmediata» al Servicio de Emergencias 112 y nunca trate de reintroducirlos. Además, recordó que todos estos animales están protegidos y dañarlos, manipularlos y acosarlos está prohibido por ley.

«Cuando aparece un delfín en la playa, todo el mundo quiere sacarse fotos con él. Hemos tenido escenarios en los que nos hemos visto rodeados de centenares de personas haciendo fotos y niños que quieren tocarlo. Son tan delicados que dejan de respirar y mueren por estrés, hay que dejarnos trabajar con el mayor silencio que se pueda», indicaron desde Equinac tras explicar a los agentes que es necesario crear un perímetro de seguridad para poner al animal a salvo.

Entre enero y diciembre del pasado año los voluntarios de Equinac atendieron el varamiento de alrededor de ochenta especies, entre cetáceos, la mayoría delfines listados -muy numerosos en litoral almeriense- así como tortugas, principalmente bobas ('Caretta caretta).

De estos animales, la inmensa mayoría llegaron a la orilla de las playas ya muertos o «sentenciados», en el caso de los cetáceos por problemas pulmonares, parásitos o falta de alimentación, especialmente en las crías, y en las tortugas por haber ingerido plástico, o haber muerto mutiladas o ahogadas al quedar enredadas en redes de pesca.

La cara positiva fue el rescate de cuatro tortugas con vida que, aunque enfermas, han salido adelante en el Centro de Recuperación que Equinac tiene en Almerimar.

Fotos

Vídeos