Condenado en Almería un recluso que golpeó en un ojo a un funcionario de prisiones cuando estaba de servicio

Se aplica a la pena la agravante de reincidencia y se rechaza la eximente completa de toxicomanía solicitada por la defensa

EUROPA PRESSALMERÍA

El Juzgado de lo Penal número 1 de Almería ha condenado a un interno del centro penitenciario de El Acebuche (Almería) por un delito de atentado después de que golpeara a un funcionario de prisiones en un ojo cuando se encontraba de servicio.

El fallo, consultado por Europa Press y contra el que cabe recurso de apelación, condena al acusado a un año y nueve meses de prisión por la agresión así como a una multa de 200 euros por un delito leve de lesiones ante los daños provocados al funcionario, cuyas heridas tardaron unos cinco días en sanar.

Los hechos tuvieron lugar a finales de mayo de 2016, cuando durante una mañana el acusado procedió a golpear al funcionario en un ojo cuando estaba en activo, circunstancia que "conocía" el preso, que provocó lesiones a la víctima por las que precisó asistencia sanitaria.

El juez Luis Columna señala el testimonio "claro, contundente y sin contradicciones" del funcionario agredido, quien explicó cómo se produjo la agresión, lo que "es prueba más que suficiente para enervar la presunción de inocencia". Asimismo, los informes médicos del expediente "demuestran la naturaleza y realidad de las lesiones" del relato.

Igualmente, aplica a la pena la agravante de reincidencia y rechaza la eximente completa de toxicomanía solicitada por la defensa, que pedía la absolución, porque en el procedimiento no consta que el acusado "sea una persona que se encuentra afectado por esta circunstancia, y mucho menos que en el momento de ocurrir los hechos se viese afectado por la misma".

La agresión fue criticada en su momento por los sindicatos, quienes señalaron un "aumento de conflictividad en El Acebuche, con una plantilla absolutamente insuficiente para acometer con garantías" su trabajo, si bien desde el centro penitenciario se aseguró que el incidente fue un hecho "puntual" y no consecuencia de que las agresiones se hubieran "duplicado", como sostenían los representantes de los trabajadores.

Fotos

Vídeos