Aparece un tesoro escondido en un pajar de Almería

Aparece un tesoro escondido en un pajar de Almería

Antonio García Vizcaíno encuentra por casualidad un vehículo histórico en Purchena

ANTONIO ARENAS ALMERÍA

Un vehículo singular vuelve a llevar a la redacción de IDEAL a Serón, localidad almeriense situada en la ladera norte de la Sierra de los Filabres, dominando desde su altura el Valle del Almanzora, a 86 kilómetros de la capital y a 125 de Granada, reconocida por la calidad de sus embutidos y jamones. Es la segunda vez. La primera vez fue para realizar el reportaje del Seat 124 Sport Coupé 1800 de 1975 de José María Lozano García, en esta ocasión es el Morris Oxford de 1959, propiedad de Antonio García Vizcaíno, a escasa distancia de su taller y vivienda.

Antonio cuenta que nació en Olula del Río y que este año ha cumplido 71 años, de ellos 48 los ha vivido en uno de la veintena de anejos con que cuenta Serón, que por razones obvias se llama La Estación y que en la actualidad tiene unos 200 habitantes. Se define como «mecánico de toda la vida» en su cercano taller que recuerda el sobrenombre con el que es conocido ‘El Cholas’, a la puerta del cual tenía aparcado el Morris Oxford, que por lo que ha podido averiguar fue fabricado en 1959, aunque la matricula de Granada es de fecha más reciente (1976). De sus propietarios anteriores apenas tiene referencias, sabe que el coche vino de Melilla y que perteneció a un capitán del ejército. «La primera vez que lo vi estaba en un pajar de Purchena. Fui a arreglar unos coches y lo vi. Estaba tapado con unos sacos por encima. Tenía el motor roto, que estaba en el maletero, y se lo compré al hombre», aclara antes de añadir que «el interior estaba perfecto».

También dice que estuvo reparándolo durante tres años «para dejarlo como está» en los escasos ratos libres que le dejaba su trabajo. Le restauró de chapa y motor y pudo pasar la ITV. Igualmente nos comenta que «en España hay muy pocos. En Granada no sé que haya alguno, en Inglaterra algunos que se pueden ver en Internet». También indica que tiene un motor diésel de unos 55 CV, que al ser un motor muy pequeño su consumo es muy bajo (calcula que unos 5-6 litros a los cien kilómetros). Igualmente explica que «es un coche que no le gusta la autovía pues prefiere la carretera» y que él no suele ponerlo a más de 70 km/h. De sus piezas señala que son «completamente originales», incluida la radio, niquelados, faros,... Respecto a su uso indica que «lo saco muy poco, porque no quiero que se rompa, este año lo he arrancado tres veces para ir las concentraciones de Caniles, Lúcar y Arboleas, donde ha llamado mucho la atención pues es un coche bastante raro.

Fotos

Vídeos