El alquiler turístico estalla este verano en Almería con un acenso del 32,5%

Unos chicos pasean frente a un complejo de apartamentos en la costa./JAVIER MARTÍN
Unos chicos pasean frente a un complejo de apartamentos en la costa. / JAVIER MARTÍN

El número de noches de alojamiento en este tipo de establecimientos ha superado por primera vez las 200.000 en un mes en toda la serie histórica

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

El turismo está cambiando constantemente. Y a una tendencia creciente sin freno desde hace casi un lustro -que está permitiendo recuperar el enorme terreno perdido en los primeros años de la crisis- está acompañando una mutación en los servicios reclamados por los viajeros. Ya no sólo hay un traspaso de las agencias de viajes físicas tradicionales a la reserva virtual a través de internet. Y tampoco estos cambios se resumen en un crecimiento de las reservas de última hora o en una multiplicación de los viajes para periodos cortos -puentes y fin de semana-. Ahora el cambio está dirigiéndose a la contratación de nuevos modelos de estancia, principalmente, los apartamentos turísticos.

Según datos oficiales de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, que gestiona el registro oficial de viviendas de uso turístico, en la provincia de Almería hay un total de 1.834 establecimientos de viviendas con fines turísticos. Esto supone que en Almería ya hay 8.613 plazas para turistas en viviendas y apartamentos de alquiler turístico. Esto supone el 20% de la oferta de plazas de alojamiento de la provincia de Almería.

Pero es que además, estas plazas se utilizan de forma masiva. Por primera vez en la historia de la provincia, el número de pernoctaciones contratadas en este tipo de alojamientos turísticos ha subido de las 200.000 en un solo mes, el de agosto. Es un dato inédito. Hace una década, cuando la crisis económica sólo era una entelequia, el mes de récord -que, como en lo que va de año, también fue agosto- el número de pernoctaciones en apartamentos turísticos era de 139.710, apenas el 58% de la demanda actual.

Según los datos oficiales de la estadística mensual que ofrece el Instituto Nacional de Estadística, el INE, sobre alojamientos turísticos extrahoteleros (apartamentos turísticos, alojamientos de turismo rural o campings), 145.353 personas se han alojado en este tipo de establecimientos durante los primeros nueve meses del año. El récord lo bate -como antes- agosto, con 33.200 usuarios. Esto supone un crecimiento del 20,38% respecto del año anterior. La cifra de crecimiento es mucho más abultada durante el mes de agosto, que comparativamente con el año anterior creció en utilización de estos establecimientos turísticos en un 32%.

Además, en este tipo de alojamientos la presencia de turistas extranjeros es muy superior al de los establecimientos hoteleros reglados. Si bien el número de usuarios o de pernoctaciones por parte de personas de nacionalidad distinta a la española está en Almería en un porcentaje que habitualmente ronda los 20 puntos (uno de cada cinco), en el caso de los alojamientos en apartamentos turísticos es de un 30% (esto es, uno de cada tres usuarios del alquiler).

En esta explosión tiene mucho que ver la búsqueda de una experiencia de viaje personal y diseñada por el propio turista -alejada del viaje concertado y en grupo-. Pero también la facilidad para la búsqueda de apartamentos turísticos gracias al surgimiento de plataformas de búsqueda y reserva como Airbnb, que permiten localizar y contratar estos servicios del mismo modo que ocurre con los hoteles u hostales.

El surgimiento de este negocio está cambiando radicalmente el mercado del alquiler en algunas zonas del país. Esto se está demostrando con especial fiereza en Barcelona, Madrid o Málaga, ciudades en las que el alquiler habitual residencial se ha encarecido y, a su vez, se convierte en una 'rara avis' en las zonas más cercanas a los centros históricos o, en el caso de Barcelona y Málaga, a las playas. En Almería capital -no en la provincia- está siendo un complemento para aquellos propietarios que obtenían renta de apartamentos para el alquiler a estudiantes y que quedaban vacíos en temporadas turísticas.

Fotos

Vídeos