Los adelantamientos y las salidas de vía están detrás de la mayoría de muertes en el asfalto

Imagen de un accidente mortal registrado el pasado mes de enero en Tabernas. /IDEAL
Imagen de un accidente mortal registrado el pasado mes de enero en Tabernas. / IDEAL

Almería ha contabilizado este año 19 fallecidos, la inmensa mayoría en vías secundarias, una trampa mortal cuando se suman velocidad y despistes

Fran Gavilán
FRAN GAVILÁNALMERÍA

Despistes y exceso de velocidad. Esta es la peligrosa combinación que ha provocado a lo largo de este año la mayoría de accidentes mortales registrados en la red de carreteras de la provincia de Almería. A falta de dos meses para que acabe 2017, las vías del territorio almeriense ya han contabilizado 19 muertes, de las que 15 se han producido en carreteras secundarias, tres en casco urbano y la restante en autovía.

Los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico ponen en evidencia que los siniestros mortales han descendido de forma progresiva en la última década en territorio almeriense, a excepción de 2012 y 2016, años en el que se registraron 32 y 31 fallecidos, respectivamente.

No obstante, las cifras de siniestralidad vuelven a poner en evidencia que las imprudencias y los despistes son las causantes de la mayoría de muertes contabilizadas en el asfalto almeriense.

Tal y como se refleja en la estadística facilitada por la Dirección General de Tráfico (DGT), la inmensa mayoría de estos percances, por no decir prácticamente la totalidad, se registraron en vías secundarias del territorio almeriense y en casi todos los casos el exceso de velocidad o las distracciones al volante fueron determinantes en estos siniestros.

Un total de seis personas fallecieron este año en accidentes producidos por una salida de vía y cuatro por colisiones frontales, es decir, producidas por un adelantamiento indebido. Otros dos decesos se registraron por despeñamientos y tres de las víctimas se produjeron por impactos frontolaterales.

El último siniestro mortal localizado en territorio almeriense se produjo por una salida de vía y en una de las carreteras más conflictivas de la provincia.

M. J. Delgado F, natural y vecino de localidad granadina de Baza, falleció el pasado 2 de octubre al sufrir un accidente de moto. El accidente ocurrió en el kilómetro 34 de la carretera A-334, a su paso por el término municipal de Serón.

La causa del accidente fue una salida de vía y es la tercera persona que fallece este año en esta misma carretera, una de las más peligrosas de Andalucía y que sigue a la espera de su reconversión en la ansiada Autovía del Almanzora.

Sanción más repetida

Además de las víctimas mortales contabilizadas, las vías secundarias también han contabilizado entre enero y octubre de este año la mayoría de accidentes con víctimas, tanto leves como hospitalizadas. En este sentido, Tráfico ha observado que casi todos los siniestros acontecidos en las carreteras secundarias cumplen un denominador común: el exceso de velocidad.

Una cuestión que también se puso de manifiesto durante la última campaña contra el exceso de velocidad llevada a cabo por la DGT en territorio almeriense.

Y es que durante este dispositivo, llevado a cabo a principios del pasado mes de septiembre, el exceso de velocidad volvió a ser la infracción más repetida entre los conductores almerienses. Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, apoyados por el sistema de radares móviles, interpusieron durante dicha campaña un total de 277 sanciones por pisar el acelerador más de lo permitido.

Cabe recordar que el exceso de velocidad sigue siendo la infracción más repetida entre los conductores almerienses tras once años desde que se implantó el permiso por puntos. Sólo el pasado año la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, apoyados por las policías municipales de las localidades almerienses, interpusieron un total de 13.610 sanciones en territorio almeriense por circular a más velocidad de lo permitida. De estas multas, un total de 7.681 provinieron de alguno de los once radares fijos instalados en la provincia y el resto, 5.929 sanciones, fueron interpuestas por la Guardia Civil a través de dispositivos móviles.

Se da la circunstancia de que todas y cada una de estas multas interpuestas en la última campaña contra el exceso de velocidad, sancionadas con pagos de 100 a 600 euros y la pérdida de entre 2 y 6 puntos, dependiendo del exceso de velocidad cometido, fueron detectadas en su totalidad en alguna carretera secundaria de la provincia a través de los radares móviles instalados por la Benemérita.

Según las cifras que barajan desde Tráfico, siete de cada diez de estas sanciones fueron interpuestos a conductores de entre 25 y 34 años que superaron en 20 kilómetros hora el límite de velocidad, en su mayoría en los 30 tramos más peligrosos de las carreteras secundarias, una lista que se puede consultar actualmente en la web de la DGT.

Puntos conflictivos

Ante el elevado índice de siniestralidad, la DGT aumentó en 2016 el número de kilómetros peligrosos en carreteras secundarias, tramos en los que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil pueden controlar la velocidad con radares móviles.

En la actualidad, Tráfico tiene marcados más de 414 kilómetros dentro de los puntos más conflictivos del territorio almeriense, es decir, aquellos en donde más accidentes mortales y con víctimas se producen. De hecho, siete de las 19 muertes contabilizadas en el asfalto almeriense en lo que va de año se produjeron en alguno de estos tramos peligrosos.

En este sentido, los criterios que sigue la DGT para la tipificación de estos tramos son el resultado de analizar el número de accidentes graves, con víctimas mortales o heridos que necesitaron hospitalización; el número de accidentes en general y la información de la velocidad media de circulación en esos tramos. Por este motivo, algunos de los tramos registrados en la primera publicación de los mismos continúan en esta actualización y otros son sustituidos por otros en los que la combinación de accidentalidad y exceso de velocidad está más presente.

Asimismo, los radares móviles que se instalan de manera intermitente en los 414 kilómetros más peligrosos de las carreteras almerienses saltan cuando detectan un vehículo que circule a ocho kilómetros por hora más de lo permitido en vías donde no se pueden sobrepasar los cien kilómetros por hora.

Fotos

Vídeos