Ideal

Llega al Bajo Andarax agua de la desaladora de Carboneras para el riego de hortícolas

Llenado en una balsa del Bajo Andarax.
Llenado en una balsa del Bajo Andarax. / IDEAL
  • Con esta medida provisional, la Federación de regantes de Almería considera que se habrá salvado la campaña para quienes no arrancaron

El agua desalada procedente de Carbonera ya está llegando al Bajo Andarax para dar vida a los cultivos que aún no se han arrancado, después de que hace dos semanas los productores de la zona no tuviesen acceso directo al riego. Con esta medida provisional, valoraron en la Federación de Regantes de Almería, logran salvar la campaña, al menos aquellos productores que no habían tomado, en este tiempo, la determinación de dar por finalizada la misma. «Las aguas reutilizadas que habitualmente se utilizan para regar en el Bajo Andarax siguen afectadas por la prohibición de uso que dictaminó la Consejería de Medio Ambiente a primeros de este mes», indicaron desde Feral.

Durante las próximas semanas la previsión señala que continuará el aporte de agua procedente de la desaladora de Carboneras hasta un máximo de un millón de metros cúbicos. «Debido a que el agua desalada es muy pura y no contiene minerales, los agricultores tendrán que mezclarla para no perjudicar a las plantas, recurriendo a agua de pozos y a cubas, según las necesidades de cada finca».

Hasta tres millones de metros cúbicos soportaría la tubería provisional que lleva el agua desde la desaladora de Carboneras hasta el Bajo Andarax. No obstante, trabajará a un tercio de su capacidad, «debido a la falta de disponibilidad de agua en la planta desaladora de Carboneras, que actualmente se encuentra al máximo de su capacidad de producción», explicaron desde la Federación de Regantes de Almería.

Feral considera «positivo» que se tome una medida provisional para garantizar el riego en la zona. José Antonio Fernández, presidente de la Federación de Regantes de Almería, manifestó al respecto que «llevamos años demandando la ampliación de la desaladora de Carboneras, y el tiempo nos ha dado la razón. Ahora podrían llegar hasta 3 millones de metros cúbicos al Bajo Andarax si el Gobierno nos hubiera escuchado». Y es que, los regantes, a colación de su valoración, si que reprochan a las administraciones la falta de soluciones definitivas a las reivindicaciones históricas de los regantes almerienses.

No en vano, recordaron en Feral que el Ayuntamiento de Almería inició en 2011 los estudios técnicos y económicos para que los regantes del Bajo Andarax pudieran utilizar las aguas de la desaladora de la capital. Varios años después, esa opción sigue sin estar operativa. Para José Antonio Fernández, «los agricultores siguen con la incertidumbre de no saber si podrán sembrar la próxima plantación». Lo que está sucediendo en el Bajo Andarax «es solo un ejemplo de lo que puede suceder mañana en cualquier otro punto de la provincia», advirtió el presidente de Feral, que reclamó una vez más a la Consejería de Medio Ambiente una «apuesta firme y urgente por actualizar y regularizar los derechos del agua en Almería».

La solución provisional que significa traer agua desalada desde Carboneras también demuestra, según Feral, «la falta de colaboración institucional con miles de explotaciones». Hay que sumar que «la Consejería de Medio Ambiente aún no ha resuelto el expediente de concesión definitiva que reconozca el derecho de la Comunidad de Usuarios de Aguas de Almería a regar en el Bajo Andarax con las aguas depuradas de la planta de El Bobar».