Ideal

El 'Tramontana', 30 años de vida submarina

Submarino 'Tramontana' en el puerto de Almería.
Submarino 'Tramontana' en el puerto de Almería. / E. A.
  • Hoy y mañana puede ser visitado por el público y conocer su interior

Con ciertos rasgos de excepción ayer entró en el puerto de Almería un veterano de la Armada Española como es el submarino 'Tramontana', con más de 30 años de servicio. No es frecuente la presencia en puertos de un submarino, como en este caso ocurre con el de nuestra capital.

Aquí está el 'Tramontana', nuevamente remozado que le dará algo más de vida operativa. Sigue con sus misiones de patrulla y operaciones propias en aguas nacionales y con las de OTAN y Unión Europea, entre otras organizaciones y países.

Es el submarino un barco singular. Lo mismo por el medio en que normalmente se mueve, el mundo silencioso de los fondos marinos, como por las misiones que le son encomendadas.

Llegar a embarcarse exige espíritu de sacrificio y capacidad para soportar largas navegaciones sumergido en un espacio pequeño, pero, como todo lo que exige entrega, proporciona satisfacciones únicas.

No se echa de menos un mayor espacio, se respira compañerismo en el codo a codo del trabajo. Todos se conocen y se mueven hacia un único objetivo: el cumplimiento de la misión.

Cada uno de los componentes de la dotación, alrededor de 60 personas, aporta su pieza al puzzle que el comandante tiene ante sí, lo que le permite decidir con una garantía fiable.

Experiencia

El 'Tramontana' cuenta con una amplia y reconocida experiencia en el mundo submarino, no exenta de muy delicadas situaciones que supo superar. El Arma Submarina es una forma de entender la Armada y una manera de vivirla completamente distinta a la de los buques de superficie.

Compartir durante días y días un reducido espacio, «encerrados en un tubo metálico sin ver la luz del sol, acorta distancia entre los miembros de la dotación y hace aflorar la amistad y el compañerismo».

Las profundidades del mar, por donde navegan los submarinos, son testigos mudos de las operaciones de inteligencia y vigilancia que realizan, donde nunca falta el factor riesgo, por más que los submarinistas intenten minimizarlo.

«Sus cometidos pasan inadvertidos, en la mayoría de los casos, por la propia naturaleza de las misiones que llevan a cabo, cuyo éxito depende en buena medida de la discreción con la que se realiza», indican fuentes de la Armada.

Actualmente 'Tramontana' se encuentra al mando del capitán de corbeta Tomás Clavijo Rey-Estolle, que durante la mañana de ayer recibió la visita de primeras autoridades civiles almerienses y militares, entre las que se encuentra el Comandante Naval de Almería, capitán de navío Antonio Mínguez.

Gran carena

El buque, todo un veterano de la Escuadrilla de Submarinos de la Armada, está realizando «tres semanas de adiestramiento propio» en el Golfo de Mazarrón tras la salida de Gran carena, según nota informativa remitida por la Flota. Quiere decir que el 'Tramontana', durante un tiempo ha permanecido inmovilizado en las instalaciones de Navantia, mientras ha persistido las reparaciones y trabajos de mejora al que ha estado sometido.

Obras, en un principio descartadas, que han sido necesarias, debido a los retrasos en la construcción del submarino de la clase 80 (inicialmente el proyecto es de cuatro unidades). «El 23 de mayo de 2014 el consejo de ministros, dio luz verde al desembolso de 43 millones de euros en cuatro anualidades para realizar la gran carena del 'Tramontana'», según los medios consultados por IDEAL. Se inició el 23 de abril de 2014 y el 1 de julio fue puesto de nuevo a flote.

De anterioridad, entre sus misiones destacan, su participación en la recuperación del islote de Perejil; durante una prueba rutinaria en 2008 a raíz de una gran carena, sufrió una entrada de agua que obligó a realizar una maniobra de emergencia para subir a la superficie; en 2011, intervino en la operación 'Unifield Protector' con motivo del conflicto de Libia, identificando unas 450 embarcaciones, de las que 40 resultaron sospechosas de transportar armas y mercenarios y en 2012, participó en el ejercicio 'Instrex', en aguas de Lisboa. «Las dotaciones son y serán el principal factor de la fuerza submarina».