Ideal

Coag culpa a Ministerio, empresas y distribución de la caída de los precios

Productores hortofrutícolas de Coag Almería protestan por el hundimiento de los precios, frente a la Subdelegación del Gobierno.
Productores hortofrutícolas de Coag Almería protestan por el hundimiento de los precios, frente a la Subdelegación del Gobierno. / J. E. R.
  • Coag pide a la ministra que investigue el hundimiento de precios en origen, que por otra parte, no se traslada en destino al consumidor

Los precios siguen un curso descendente, desde hace un par de semanas, aproximadamente. Esta tendencia coincidió, y así lo manifestaron desde Coag, con las «desafortunadas declaraciones» que hizo la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, cuando los precios en origen eran más altos. Esta tendencia preocupa a los productores, que en casos como calabacín, berenjena, e incluso tomate, la depreciación ha llegado a ser muy acusada, como valoró Andrés Góngora, secretario provincial de Coag, que junto a miembros de la organización agraria, se acercó ayer a la Subdelegación del Gobierno para registrar una carta dirigida a la ministra de Agricultura, en la que le solicitan desde la organización que investigue ahora la caída del valor de las frutas y hortalizas en origen.

La coordinadora agraria entiende que la caída de precios al agricultor no se debe únicamente a las declaraciones que hizo la ministra de Agricultura cuando los precios del calabacín y la berenjena rozaban los cuatro euros por kilo en el campo, en las que García Tejerina anunció que la Agencia de Información y Control Agroalimentario (Aica) investigaría la formación de dichos precios en origen. Y es que, Góngora, quien indicó que también entiende que ha influido dicho mensaje y dijo que la ministra «era responsable», apuntó que «son más factores los que están haciendo que los precios se hundan».

En el documento «le pedimos a la ministra como ella misma se atribuyó la capacidad de investigar a través de la Agencia de Información y Control Agroalimentario y también a través de la Comisión Nacional de la Competencia, ya que ambos son organismos estatales dependientes de dos Ministerios (Agricultura y Economía) que indague ahora cuando la situación de precios es decadente», dijo Góngora.

Coag insta a que investigue y que dé a conocer los resultados. Es «sorprendente que las declaraciones de la ministra hayan caído en saco roto a pesar de ser muy graves desde nuestro punto de vista», dijo el secretario provincial de Coag. También a la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, a través de la Comisión Regional de la Competencia.

«Pacto ilegal»

De todas formas, dijo Andrés Góngora, «es bastante evidente que ante una situación de temporal de frío que ha dejado cultivos devastados y prácticamente la producción sigue siendo escasa a día de hoy, las cadenas de distribución están actuando con presión al campo, y evitando la situación que tuvieron que afrontar puntualmente durante el pasado mes de enero».

Hubo un momento, un periodo corto, en el que las cadenas de distribución «tuvieron que pujar por el producto, porque era muy escasa su oferta, y abonar por el mismo si querían contar con él en sus lineales hortofrutícolas, subiendo los precios». Repercutieron posteriormente en el consumidor, «sin duda», dijo Góngora. Lo que ocurre ahora, «es que las cadenas de distribución, las más potentes, han llegado a un pacto de no agresión. Se han puesto de acuerdo, a través de un pacto ilegal, para bajar los precios y repartirse los pocos kilos que sigue habiendo».

Góngora aseguró no tener pruebas de ello, pero "sí indicios que damos tal y como se está comportando ahora el mercado».

Irregularidad en la cadena

Coag salió ayer a manifestar su malestar con esta caída generalizada de los precios en origen, pero también para denunciar la irregularidad que, a su juicio, hay en la cadena agroalimentaria en estos momentos. Y es que, a pesar de que ahora los agricultores cobran menos por las frutas y hortalizas en la provincia, en los lineales, «las cadenas de distribución mantienen los precios elevados para el consumidor, sin moverlos, lo que incrementa los márgenes comerciales por encima, en algunos casos, del 500% en caso del calabacín, y del 600% en el caso de la berenjena».

Los datos que maneja Coag son los del propio Ministerio de Agricultura. Se tratan de cotizaciones medias tanto en origen como en destino que ponen de manifiesto la tendencia al descenso de los valores en campo de berenjena, calabacín y tomate, a la vez que deja en evidencia como en destino apenas registran variación. Es más, en algunas semanas concretas, por ejemplo en berenjena, mientras que para el agricultor el precio pasa de 2,11 euros por kilo a 0,55 euros; para el consumidor su valor se apenas pasa de 4,46 a 4,25 euros por kilogramo.