Ideal

La provincia registra una media diaria de 75 accidentes leves, la mayoría en lunes

Accidente ocurrido el pasado año en un cruce de Los Gallardos.
Accidente ocurrido el pasado año en un cruce de Los Gallardos. / IDEAL
  • Así se desprende de un reciente informe de la patronal de seguros, Unespa, donde se muestra que los percances de tráfico crecieron el pasado año hasta los 34.000

La Dirección General de Tráfico (DGT) contabilizó durante el pasado 2016 un total de 32 fallecidos en las carreteras que discurren por la provincia de Almería. En concreto, 29 personas perdieron la vida en carretera mientras que otros tres murieron en accidentes ocurridos en casco urbano. Se trata de una noticia preocupante ya que el número de fallecidos en el asfalto almeriense aumentó un 25% respecto a los contabilizados en todo 2015, donde se produjeron 23 muertes. Además, los fallecidos registrados entre enero y diciembre de 2016 también rompen con el descenso de víctimas contabilizadas durante los dos últimos años.

Pese a que las cifras de fallecidos es lo más relevante en la estadística de siniestros, los accidentes con heridos hospitalizados (graves) o leves también se repiten cada día. El pasado año un total de 102 personas resultaron heridos graves en siniestros mientras los heridos leves ascendieron a 952. Y junto a ellos también se reproducen tanto en carreteras como en vías urbanas los llamados percances menores, aquellos que nunca acaparan las portadas de los medios de comunicación.

Pequeños accidentes a consecuencia de choques, roces y demás, que por fortuna tan sólo acaban con daños materiales en los vehículos implicados. Siniestros de poca importancia que se registran a centenares en apenas 24 horas en la provincia de Almería y que acaban dando un parte a las respectivas compañías aseguradoras.

Así lo pone de manifiesto un reciente estudio realizado por la Organización Empresarial del Seguro, Unespa, donde se refleja que Almería registró el pasado año un total de 34.000 siniestros leves, lo que supone un incremento respecto al año anterior del 3,37%. Esta cifra sitúa al territorio almeriense como una de las provincias andaluzas donde más suben este tipo de accidentes, tan sólo superadas por Málaga (5,56%) y Huelva (4,23%).

La estadística de Unespa va más allá y ofrece el promedio diario de accidentes leves que registra la provincia almeriense. Según dicho informe, cada día se producen en territorio almeriense una media de 75 choques leves. Y al contrario de lo que ocurre en los siniestros más graves, este tipo de percances se registran en mayor número entre los días laborales.

En el caso de Almería, los lunes son los días que más acogen siniestros de poca importancia, es decir, aquellos en los que los daños fundamentales se dan en la chapa de los vehículos. En concreto, la estadística pone de manifiesto que los primeros días de la semana dejan una media de 89 accidentes en la provincia, principalmente en las localizaciones con mayor población (la capital, El Ejido y Roquetas de Mar). Los martes y los viernes, ambos con un promedio de 84 accidentes, se sitúan en el segundo puesto mientras que los fines de semana apenas se llega a los sesenta percances que se detectan durante los sábados. Los domingos esa cifra cae hasta los 45 accidentes leves.

El informe elaborado por Unespa también señala que los accidentes leves también varían en función de la época del año. Los periodos vacacionales presentan menos siniestros. «Esto se debe a que los golpes de chapa suelen ser resultado del tráfico urbano y este se hace menos denso en los momentos de descanso», reza el documento.

Unespa sitúa al mes de agosto como el menos conflictivo en la accidentalidad leve, es decir, aquella que se produce dentro del casco urbano. Mientras que la época más conflictiva del año es junio, con 169.015 choques sin heridos entre vehículos contabilizados en todo el territorio nacional. El informe también pone de manifiesto que Andalucía es la comunidad que más registró este tipo de percances el pasado año, con 357.677 siniestros entre sus ocho provincias.