Ideal

Níjar condiciona sus cuentas para 2017 a las deudas del anterior equipo de gobierno

Pleno del Ayuntamiento de Níjar del pasado miércoles.
Pleno del Ayuntamiento de Níjar del pasado miércoles. / IDEAL
  • La alcaldesa ha presentado en el último pleno el diagnóstico financiero realizado por la Universidad de Granada

El Ayuntamiento de Níjar celebró el miércoles una nueva sesión ordinaria de pleno, con la ausencia del portavoz del PP, Antonio Jesús Rodríguez, en la que entre los puntos del orden del día se incluían los presupuestos generales de 2017. Unas cuentas similares a las del pasado año, de unos 24 millones de euros, que contemplan en torno a dos millones de euros en inversiones para el municipio. «Se trata de unos presupuestos muy trabajados y estudiados en los que se tienen en cuenta las principales necesidades de los vecinos, así como la partida de los presupuestos participativos», han defendido desde el Consistorio nijareño.

Un documento en el que, además, revelan, «se hace una importante apuesta este año» por la seguridad en el municipio, el apoyo a los agricultores y la mejora de caminos rurales; la conservación y mantenimiento de espacios públicos como parques, viales, jardines o edificios públicos; la cultura, con la continuidad de proyectos de gran repercusión y trayectoria; la promoción del deporte; la mejora de los servicios sociales, con la apertura del CMIM, además de unos presupuestos participativos en los que se plasman las propuestas realizadas por los vecinos.

No obstante, la alcaldesa de la localidad, Esperanza Pérez Felices, ha lamentado que, «estos presupuestos se hallan limitados por la situación económica, heredada del anterior equipo de gobierno que, con sus decisiones, han hipotecado el futuro de todos los nijareños, lo que ha supuesto un importante esfuerzo personal y técnico para conseguir un equilibrio económico», al tiempo que daba a conocer el diagnóstico económico-financiero y de legalidad del Ayuntamiento, que ha sido elaborado por la Fundación General de la Universidad de Granada.

El primer teniente de alcalde, Alexis Pineda, hizo durante el pleno un resumen de lo que será la gestión del equipo de gobierno este año y explicó que «de los 24 millones de euros con los que contamos de presupuesto, el 13% habrá que destinarlo a pagar deudas de anteriores ejercicios, unos 3 millones de euros que serían una cantidad muy importante si pudiésemos dedicarla a realizar inversiones en el municipio. A pesar de eso, contaremos con mejoras en diversos aspectos primordiales para nosotros».

La alcaldesa de Níjar explicó, por su parte, que «la situación que vivimos es real y estos presupuestos vienen condicionados por la mala gestión del anterior equipo de gobierno, que ha sido reflejada en un informe externo con todos los datos y en el que se manifiesta el importante número de deudas por un gran volumen de préstamos bancarios, subidas de los impuestos y el impago de facturas a proveedores, a lo que ahora tenemos que hacer frente en estos presupuestos y en los sucesivos, limitando las inversiones de este ayuntamiento».

El documento contempla, según el Consistorio, «cómo el anterior equipo de gobierno, para cumplir con el pago a proveedores, realizó un Plan de Ajuste, aumentando los préstamos solicitados a distintas entidades bancarias, llegando estos préstamos solicitados entre los años 2011 y 2013 a alcanzar los 20 millones de euros. Ante este aumento del volumen de préstamos, se tuvieron que subir los ingresos con el aumento de los impuestos, tanto directos como indirectos, que deben pagar los nijareños».

«Todo esto limitó la gestión financiera de este ayuntamiento para el año 2016 y siguientes, máxime cuando el anterior equipo de gobierno, del PP, pactó una carencia de intereses que comenzarían a pagarse en los ejercicios económicos de 2016 y siguientes. Pero la cosa no queda ahí, los procedimientos judiciales abiertos contra el Ayuntamiento también suponen una importante cantidad, que puede ascender a casi 6 millones de euros, sin contar las costas e intereses que pudieran derivarse de estos», manifestó la primera edil.

Entre 2011 y 2015, el aumento de los impuestos por habitante ha supuesto un 40,65% más para los habitantes del municipio. «Cuando llegamos al gobierno en 2015, nos encontramos con unos presupuestos aprobados y con unas limitaciones de gasto, por préstamos, intereses y deudas de este consistorio, que no se habían satisfecho en su momento y que ahora debemos asumir en ejercicios futuros», concluyó.

Temas