Ideal

Fondón, historia agrícola y presente de turismo y enología

Fondón es un municipio atractivo para vecinos y visitantes que encuentran grandes paisajes y una excelente gastronomía.
Fondón es un municipio atractivo para vecinos y visitantes que encuentran grandes paisajes y una excelente gastronomía. / IDEAL
  • CÓMO HEMOS CAMBIADO

  • Durante siglos fue un municipio que conservó la tradición agraria de los moriscos y, en la actualidad, destaca por sus excelentes vinos

No se conocen muchos datos de la historia de Fondón anteriores a la Guerra de las Alpujarras, entre 1568 y 1570. Durante el periodo de Al-Andalus aquí terminaba la taha de Andarax y comenzaba la de Lúchar. El poblamiento del Llano de Andarax durante este periodo debió ser importante porque en el año 1568 Fuente Victoria contaba con un centenar de moriscos y cuatro cristianos viejos, Fondón con 143 moriscos y siete cristianos viejos y Benecid con sesenta moriscos. Terminada la guerra, los moriscos fueron expulsados.

El término municipal quedó entonces prácticamente despoblado. Se inicia la repoblación a finales de 1572 con gente que llegó desde la provincia de Jaén, más en concreto desde Valdepeñas, y de Salamanca. Durante todo el siglo XVII se mantuvo prácticamente la estructura agraria y el tipo de cultivo de los moriscos.

La trama urbana de los núcleos de población se mantuvo en un principio intacta como en la época morisca. La acumulación de rentas agrarias y las mineras posteriormente hará que durante los siglos XVII, XVIII y XIX se vaya transformando esa trama urbana con nuevos edificios que configurarán la estructura actual. Tuvo importancia la explotación de minas de hierro y plomo de la Sierra de Gádor. Se conoce su actividad minera desde antiguo. A principios del siglo XIX se habla de fábricas de plomo y municiones en su término municipal.

Producción agrícola

La actividad agraria de la comunidad morisca de la taha de Andarax presenta como notas más destacadas el intenso regadío, la arboricultura, la civilización islámica es una civilización del agua y del árbol, el minifundio y la dispersión parcelaria. La producción agrícola morisca, se puede clasificar en tres grupos de los que cada uno implica distinta valoración, trabajo que requiere y quien lo realiza. Los cereales y leguminosas requerían cantidad y variedad de trabajo, que realizaba fundamentalmente el hombre. Si entre los cristianos viejos constituye la base de la cosecha, entre los moriscos no tiene tanta importancia.

Las hortalizas entre los moriscos tenía mucha más importancia que entre los cristianos viejos y se destinaban casi exclusivamente al consumo doméstico. Su cultivo se intensifica en pequeños huertos cercanos a los núcleos de población y en él mismo desempeñan un importante papel las mujeres.

Por último, los árboles eran lo más característico del paisaje agrario morisco, siendo la arboricultura que permite intensificar la producción en el terrazgo de escasa superficie. Los árboles no forman plantaciones regulares, ya que se encuentran irregularmente distribuidos en el interior o en los márgenes de las parcelas y no se les dedica cuidados especiales, recibiendo el agua y labores de las sementeras u hortalizas entre las que están plantados.

En Fondón destacan el olivo, los frutales, como perales, manzanos, nogales, higueras o servales y, sobre todo, el moral, un cultivo especulativo que permite al morisco dedicarse a una artesanía complementaria, en la que la mujer desempeñó un importante papel, como es la cría del gusano de seda, decisiva en su economía.

Escenarios naturales

Fondón es en la actualidad un municipio referente como destino de turismo rural y por la calidad de sus vinos, que le han convertido en toda una potencia dentro del sector. La localidad cuenta con toda una serie de rutas senderistas homologadas, como las de El Púlpito-La Parra, El Chaparral-Acequia del Lugar o las Acequias del Río, con recorridos de diferentes distancias y en el que los visitantes pueden disfrutar de unas magníficos escenarios naturales.

Los vinos que producen sus tierras son un tremendo atractivo que desde años viene comercializando la bodega Selección de Vinos de Fondón. Sus claves para alcanzar el éxito son el mantenimiento y cuidado de las viñas, almacenaje de caldos en barrica, el control del proceso de vendimia, la selección de la uva más adecuada, la cata, embotellado y el etiquetado de los mismos, el almacenaje y reposos de caldos en barrica, su única razón de ser.

Temas