Ideal

Asempal calienta la Mesa de las Infraestructuras: «La inversión está en caída libre»

Asempal calienta la Mesa de las Infraestructuras: «La inversión está en caída libre»

  • La inversión del Gobierno de España en la provincia de Almería ha caído un 98,9% desde el año 2008 hasta la exigua cifra de 4,6 millones de euros

La inversión pública se ha desplomado a niveles tan ínfimos que se han convertido en históricos a la baja. Al cierre del año 2016, las administraciones públicas apenas habían licitado 66,6 millones de euros, no llega al 10% de lo que los gobiernos con responsabilidad sobre el territorio almeriense habían sacado a concurso hace tan sólo 8 años, al comenzar la crisis económica. Y para más inri, es el Gobierno central, el que más capacidad de gasto tiene del conjunto de las administraciones públicas, el que más ha recortado su inversión a la provincia. Ha pasado en estos ocho años de licitar 436,2 millones de euros a tan sólo 4,6. Esto es: ha reducido su inversión en la provincia de Almería en un 98,9%.

Las cifras las revela mensualmente la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan). Y ayer las daba a conocer la Confederación de Empresarios de la Provincia de Almería (Asempal), atestiguando un descenso brutal (de más del 60%) del dinero destinado por las administraciones al territorio almeriense.

Se da la casuística de que 2016 ha sido un año casi de parón, especialmente en lo referente al Gobierno estatal -sumido en un bloqueo político que sólo cejó tras el verano-. Sin embargo, la inversión pública ha caído en todas las administraciones. También en la local, actualmente alejado de citas con las urnas, algo que anima la inversión 'electoralista'.

El presidente de Asempal, José Cano García, mostraba su malestar por la «caída en picado» que han sufrido las licitaciones de obra pública en Almería durante 2016. «Es con diferencia la cifra más baja de licitaciones en Almería desde el año 2000, si tomamos la serie histórica de datos publicados ayer mismo por el observatorio de Seopan. Es Incluso más baja que el mínimo histórico que Almería alcanzó en 2012, año en el que las licitaciones llegaron solo a 83,7 millones», aseguraban desde la organización patronal almeriense.

En referencia a datos concretos por administraciones, en 2016, Almería ha sido la provincia andaluza con menor licitación pública por parte del Gobierno central, con 4,6 millones de euros, lo que supone un descenso del 95,3% respecto al ejercicio anterior y apenas un 1,8% del total licitado para la comunidad autónoma andaluza. A nivel nacional, Almería también está a la cola de las licitaciones, ya que es la cuarta provincia con menos inversión del país por parte de la administración central en 2016 por delante, únicamente, de Segovia, Navarra y Ávila, provincias con mejores infraestructuras que Almería.

Por su parte, en 2016, la Administración andaluza licitó obras por 21,7 millones, reduciéndose en un 35,6% respecto al 2015, mientras que la protagonizada por el conjunto de las administraciones locales (ayuntamientos, mancomunidades y Diputación) experimentó un descenso del 17,1% en relación al año anterior, pasando de los 48,5 millones de euros de 2015 a 40,2 millones en 2016.

Para José Cano García, el déficit «histórico» en infraestructuras, las licitaciones del AVE «que brillan por su ausencia», los «retrasos» en autovías «con proyectos ya aprobados», y el «brutal» descenso en las licitaciones de obra pública, entre otros, suponen «un serio revés» para la recuperación de Almería.

Las declaraciones de la directiva de la patronal almeriense se producen en un momento sensible: hoy está previsto que se reúna por primera vez en casi cuatro años la Mesa de las Infraestructuras, una plataforma con presencia sindical, patronal, de colectivos profesionales y representantes políticos y de la administración en la que los dirigentes públicos deberán dar cuenta de la marcha de las inversiones en la provincia de Almería. El tema central será, singularmente, el AVE. Desde hace cinco años las obras están paradas y aún permanece enconado el desencuentro entre ADIF y la empresa Sacyr en uno de los tramos del AVE, el único licitado en este lustro de parálisis, del cual la constructora ha pedido la rescisión del contrato.

La patronal almeriense se suma con este comunicado a las férreas críticas del empresariado del arco mediterráneo por la escasa inversión estatal en un proyecto crucial para esta región peninsular: el Corredor Mediterráneo. La Asociación Valenciana de Empresarios está recogiendo firmas para exigir al Gobierno celeridad en el proyecto. Además, ha organizado un acto el próximo 13 de febrero en Tarragona en este mismo sentido.

En un reciente informe, la Comisión Europea tildaba el tramo Murcia-Almería de este corredor como un «eslabón perdido» que podría originar por su parálisis un «cuello de botella».