Ideal

Condenado por humillar y degradar de forma reiterada a su mujer

  • El hombre llegó a golpear a su pareja con una tabla en la nariz al pensar que ésta mantenía relaciones sexuales con su hermano

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a un año y medio de prisión a un hombre que humilló y degradó de forma "reiterada y continua" a su mujer, a la que llegó a agredir al creer que mantenía una relación con su hermano.

La sentencia, dictada por conformidad y consultada por Efe, recoge que el acusado, J.G.B. inició en enero de 2013 una relación sentimental estable con la víctima, con la que convivía en el municipio almeriense de Huércal de Almería.

Según el fallo, durante el tiempo en el ambos permanecieron juntos, el acusado sometió a su pareja a un "trato humillante y degradante" de forma "reiterada y continua", de forma que llegó a agredirla en "varias ocasiones".

En este sentido, el juez indica que la mujer no llegó a denunciar lo ocurrido para "darle una oportunidad" y llegó a casarse con J.G.B. un año más tarde.

Asimismo, apunta que en febrero de 2014, cuando ambos se encontraban juntos en el domicilio familiar, el hombre golpeó a su pareja con una tabla en la nariz al pensar que ésta mantenía relaciones sexuales con su hermano.

El juez añade que el mismo mes, también por la misma razón, J.G.B. cogió a su esposa por el cuello y la agarró con fuerza, y finalmente, el 5 de diciembre de dicho año, la agarró por el pelo y le sacudió la cabeza contra la almohada cuando ésta se negó a mantener relaciones sexuales con él.

Por estos hechos, el hombre ha sido condenado a un año y medio de prisión por un delito de maltrato habitual, por el que también se le prohíbe aproximarse a la víctima durante tres años, privándole a su vez al derecho a la tenencia y porte de armas durante este tiempo.

Además, a J.G.B. le han sido impuestas tres penas de 70 días de trabajos en beneficio de la comunidad por otros tantos delitos de maltrato, por los que también se le priva del derecho a la tenencia y porte de armas y se le prohíbe aproximarse a la mujer durante tres años.

No obstante, el juez ha suspendido la ejecución de la pena de prisión durante dos años a condición de que el procesado no delinca durante dicho periodo.