Ideal

La desaladora del Bajo Almanzora, en Palomares, bajo la lupa de la Fiscalía Anticorrupción

  • La empresa estatal Acuamed ha invertido en la provincia de Almería cerca de 700 millones de euros en siete grandes proyectos

La investigación sobre las obras de Acuamed a lo largo y ancho de las cuencas hidrológicas del mediterráneo mantiene bajo la sombra de la sospecha cerca de 700 millones de euros gastados por el Gobierno en obras hidrológicas en la provincia de Almería. Acuamed ha anunciado una auditoría general que afectaría también a los siete grandes proyectos en explotación o en ejecución en la provincia de Almería para detectar la posible fuga de cerca de veinte millones de euros de dinero público.

Sin embargo, la investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción y que ha llevado a cabo la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil -13 órdenes de arresto y cerca de una veintena de registros domiciliarios- ya apunta a que la presunta trama de comisiones habría podido tener actividad en los proyectos almerienses.

De momento, la obra bajo la lupa de Anticorrupción sería la de la Desaladora del Bajo Almanzora, la de Palomares (Cuevas del Almanzora), la misma que quedó absolutamente inutilizada después de las riadas del 29 de septiembre de 2012, si bien se han ejecutado otras obras vinculadas a esta como la interconexión de este centro con el de Carboneras.

Esta obra, millonaria -costó 77,6 millones de euros al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la empresa Acuamed- permanece aún en desuso, tres años y medio después, porque el Gobierno no ha costeado su reconstrucción.

En los últimos años, Acuamed ha realizado en Almería proyectos hídricos de gran envergadura con el objetivo de garantizar agua para regadío en una de las zonas más áridas de la península. Especialmente en el Levante, donde se construyó una de las mayores desaladoras de toda Europa -la de Carboneras- y gran cantidad de obras de conducciones para llevar el agua desalada al Campo de Níjar y a la comarca levantina. También fue Acuamed la que ejecutó la conexión entre el embalse granadino de Negratín y el río Almanzora, un trasvase que permite conectar las dos cuencas y que resulta crucial para grandes extensiones de terreno agrícola en los municipios de Cuevas del Almanzora, Vera, Pulpí y Huércal-Overa.

La desalación ha sido su baza fundamental, aunque la pérdida de rentabilidad de los productores impide ya en muchos casos que el regante pueda asumir el alto coste del agua desalada. Es precisamente uno de los inconvenientes que han explicitado los empresarios de la comarca con la mayor producción agroalimentaria de Europa, los del Poniente. Ven peligrar la rentabilidad de sus explotaciones si se limita el consumo de agua procedente de los acuíferos.

Ningún detenido en Almería

En la operación 'Frontino', desarrollada por la UCO de la Guardia Civil en cuatro provincias españolas (Valencia, Alicante, Madrid y Murcia) se detuvo a 13 personas. Entre ellos, informó ayer La Verdad, el delegado territorial de la sociedad estatal en Murcia y Almería. Sin embargo, fuentes de la Guardia Civil abundaron en que no se había producido ninguna detención ni ningún registro policial en la provincia almeriense. No es descartable, aún así, que en los próximos días -la operación continúa abierta- pueda haber alguna repercusión directa en el territorio provincial. De hecho, la Guardia Civil informó en un comunicado de que en las próximas jornadas se procedería a citar en calidad de investigados (lo que antes se denominaba imputado) a 35 personas más.

Cabe recordar que las diligencias, abiertas por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional en el año 2014 tras una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción, y que investiga el juez Eloy Velasco, se han declarado secretas.