Ideal

Asaja advierte de la culpa del comercio en la crisis de precios y lo tacha de «acomodado»

Asaja advierte de la culpa del comercio en la crisis de precios y lo tacha de «acomodado»
  • La junta directiva de la patronal agraria hizo balance de un año que, en cotizaciones, «es una continuidad del anterior» con gravedad en pepino

Repaso profundo el que hicieron los miembros de la junta directiva de Asaja Almería en la última reunión del año. El encuentro tenía como misión hacer un análisis exhaustivo de la situación que atraviesa el campo almeriense, sobre todo el sector de frutas y hortalizas, que fue en la actividad que más se centraron los representantes de la patronal agraria almeriense en dicha reunión. El comercio, las empresas dedicadas a la comercialización de productos hortofrutícolas, fue el que acumuló más miradas. No en vano, la directiva de la organización agraria considera que el hecho de que «se haya acomodado», como así considera», es uno de los factores claves en la continua crisis de precios. No obstante, la presión de la distribución, y la inacción de los propios agricultores, son otros de los aspectos que, a su entender, están marcando las bajas cotizaciones que registran las frutas y hortalizas, sobre todo un producto como el pepino.

«Si 2014 fue difícil para los productores este año no lo ha sido menos lo que debe hacernos reflexionar a todo el sector y pensar que el problema es más bien estructural y no puntual, lo que hace especialmente grave la situación de los productores», valoró Asaja. Francisco Vargas, presidente de la patronal agraria manifestó al respecto que «el pasado inicio de campaña fue de los peores que recordábamos, pero sin embargo, viendo la evolución experimentada desde octubre por productos como pepino, este final de año está siendo especialmente amargo y sustancialmente peor que el anterior, que ya fue malo».

«Guerra interna»

Para la organización, en este contexto en el que «el comercio se ha acomodado», también constata que existe una «guerra interna entre las comercializadoras», que lejos de beneficiar a los productores, los está perjudicando, según la organización agraria. Esta lucha interna en el comercio provincial, consiste en «en disponer de una mayor producción que la competencia. Así, han ajustado sus costes al kilo comercializado y el valor del mismo no es tan importante en el resultado final», explicó la organización. Esta conclusión se desprende fundamentalmente, a juicio de Asaja, «del desinterés y la incapacidad que tiene el comercio en aplicar los mecanismos de gestión de crisis establecidos por la UE para estos casos, o lo que es peor, la humillante conformidad que parecen tener todos con esta situación lo que hace no tener un frente común ante la Administración competente para dar solución de forma definitiva a esta situación».

Fragmentación

La falta de reacción del comercio hortofrutícola está favoreciendo movimientos en los agricultores, sobre todo, advirtió Asaja, en aquellos que cuentan con mayor superficie de producción, que «están formando sus propios sistemas de envío de productos, unos han elegido el mercado nacional y otros envían directamente a los mismos intermediarios que hacen las compras para la gran distribución». Esta fragmentación de la oferta, «genera el ataque del gran comercio, y denuncias por competencia desleal, cuando sin embargo deberían preguntarse por qué un agricultor que está en una empresa donde es accionista decide dejarla para eliminar ese eslabón de la cadena comercial», aseveraron en Asaja, concluyendo que el comercio trata de obtener sus resultados sin pensar realmente en el productor, al que han desplazado al segundo plano.

«Mala planificación»

La falta de planificación, sobre todo de los primeros ciclos, es otro de los 'males' del campo. Según Asaja, esta brecha está impactando también en la formación de bajos precios. «Existe un problema de planificación y de comercialización, que sigue sin querer darse cuenta de que algo no va bien», aseveró el presidente de Asaja Almería.