Ideal

Picoteo de cine

Picoteo de película
Picoteo de película
  • Las palomitas y los refrescos están muy bien para el cine pero, cuando la sesión es en casa, podemos hacer un pequeño esfuerzo y preparar un picoteo de lujo invirtiendo poco tiempo y productos de calidad

Y te esperamos en:

Un clásico

Torta del Casar

Torta del Casar

Los nachos con queso que nunca fallan. Para hacer nuestra versión patria y en modo gourmet, elegiremos un queso de oveja de pasta blanda o semiblanda (Torta del Casar), lo introducimos unos minutos al horno a fuego suave y usaremos palitos de verduras o incluso nachos para untar directamente desde la torta.

Mini-brochetas de guindilla y anchoa

O Gildas, como se llaman en el País Vasco. Tan sencillo como ensartar, en un palillo, una guindilla, una anchoa y de nuevo otra guindilla o aceitunas, un trozo de pimiento…aquí la creatividad es bienvenida a la hora de elaborar nuestra Gilda particular. Mini bocados perfectos para acompañar cualquier película.

Ibéricos

Jamón de Guijuelo

Jamón de Guijuelo

Porque si vamos a hacer un picoteo típico, no puede faltar una tabla de embutidos de la tierra. Jamón, lomo, chorizo con un buen pan e incluso alguna sobrasada mallorquina para aportar un toque mediterráneo. Para el pan, no puede faltarnos aceite de oliva suave. Y si ya además lo tostamos un poco, nos llevaremos el Goya al mejor organizador de cineforums caseros.

Tosta de queso de cabra

Si nos apetece tomar algo caliente, podemos apostar por una receta fácil y sencilla con queso de cabra. Solo tenemos que cortar rodajas de un rulo de queso y dorarlas en la sartén con dos gotitas de aceite. Por otro lado, cortamos pequeñas rebanadas de pan y ponemos sobre ellas mermelada (la de fresa o higo es la más recomendable). Cuando ambas caras del queso tienen aspecto de estar crujientes, se pone sobre el pan y a disfrutar.

Cuenco con patatas fritas

Cuenco de patatas fritas

Cuenco de patatas fritas

Las patatas son todo un clásico para cualquier reunión familiar en casa y, por supuesto, cuando vamos a ver una buena película. La única decisión difícil que debemos tomar es escoger una de las muchas marcas distintas de patatas que encontramos en el mercado. Para asegurarnos el éxito, San Nicasio o Sarriegui son una apuesta segura.

Mini bocadillos de pimiento y ventresca

Un dúo sin duda que se puede llevar muchos premios. La ventresca es la parte más jugosa y sabrosa del bonito. El contraste que le aporta los pimientos del piquillo es sin duda todo un acierto. Una forma cómoda de presentarlo es poniendo ambos ingredientes dentro de un pequeño plan blanco poco cocido para que se empape bien con los jugos de ambos alimentos.

Vino blanco

Vino blanco de Rueda

Vino blanco de Rueda

¿Quién ha dicho que el cine está hecho para los refrescos? Una de las ventajas de ver las películas en casa es que puedes acompañar el picoteo con un buen vino, en lugar del típico refresco gigante cargado de hielo. Puedes apostar por cualquier vino blanco, joven y aromático, ya que este tipo de vinos armoniza a la perfección con patés, quesos y ahumados.

Foie gras

Unas tartaletas pueden servirnos de base para servir un buen foie gras al que tan sólo añadiremos un poco de cebolla caramelizada para aumentar su sabor. Pero si preferimos algo más rápido aún, bastará con colocar mermelada de tomate, ya que también combina perfectamente con el foie gras.

Paté de berberechos

Berberechos

Berberechos

Quizás denominar paté a esta receta es algo atrevido, no por el exquisito sabor que conseguimos sino por lo fácil que resulta prepararlo. Solo tenemos que triturar con la batidora una lata de berberechos y un envase entero de queso de untar, automáticamente tendremos un exquisito paté para comer con picos de pan. Es importante que antes de la mezcla retiremos un poco del líquido de los berberechos o el paté quedaría muy líquido.

Caramelos

Como a nadie le amarga un dulce, no hay nada como terminar toda sesión de cine en casa con una buena dosis de azúcar. Si no queremos complicarnos mucho, en lugar de comprar o cocinar pasteles, podemos optar sencillamente por unos caramelos. Te sorprendería la gran variedad de marcas españolas, algunas locales y exclusivas, que elaboran caramelos de una gran calidad.