Ideal

La belleza de Sepúlveda y sus alrededores

Plaza Mayor de Sepúlveda.
Plaza Mayor de Sepúlveda. / Turismo CYL
  • Su historia, arte, gastronomía y naturaleza hacen de este pueblo uno de los más bonitos de España

La provincia de Segovia alberga rincones impresionantes. A la belleza de su capital de provincia se unen decenas de pueblecitos con encanto. Su posición estratégica, centrada en la Península Ibérica, hace de ella un lugar perfecto para realizar una escapada de fin de semana desplazándose desde cualquier zona del país.

Sepúlveda está considerado como uno de los municipios más bonitos de Segovia y fue declarado Conjunto Histórico-Artístico. Sus rincones y callejuelas estrechas permiten al visitante adentrarse en su historia y en su día a día. En sus calles, de muros y suelos empedrados, se escucha el silencio y se respira aire puro procedente del entorno natural que le rodea.

Repleto de miradores, este pueblo castellano ofrece vistas espectaculares y paisajes de ensueño, inmortalizados por artistas, fotógrafos y, por supuesto, turistas. Un lugar repleto de colores que, sea la estación del año que sea, siempre muestra su máximo esplendor. De allí parten caminos y senderos que reciben al caminante con los brazos abiertos.

El centro neurálgico de la villa es su Plaza Mayor, allí se celebran mercadillos, ferias, fiestas populares y todo tipo de eventos culturales. Cuando el tiempo acompaña los bares extienden sus terracitas siempre repletas de gente. Desde allí se pueden observar diferentes reclamos turísticos, entre ellos el precioso edificio del reloj, el castillo y las murallas.

El castillo fue construido en tres épocas diferentes marcando el límite de las murallas de la localidad. A lo largo de los muros que protegían la ciudad se reparten varias puertas, entre ellas destaca la del arco de Ecce Homo. En el centro del pueblo se ubica la Plaza del Trigo, otro de sus bellos rincones. Visita la antigua cárcel y el crucero.

Las iglesias y monumentos religiosos no pueden faltar en un lugar con tanta historia como Sepúlveda. Acércate hasta alguna de sus iglesias, construcciones románicas como la de San Bartolomé, la de El Salvador o la de Santiago, entre otros.

Hoces del Duratón

Muy cerca de Sepúlveda se encuentra el espectacular Parque Natural de las Hoces del río Duratón. Destaca por la gran importancia de sus ecosistemas naturales y valores paisajísticos, repletos de innumerables especies de fauna y flora que contribuyen a hacer de esta zona un lugar único. La colonia de buitres leonados que allí establecen su hogar es una de las más importantes de Europa.

Toda esta riqueza natural está secundada por la cultural, si visitas las Hoces del río Duratón debes conocer la ermita de San Frutos y el monasterio de Nuestra Señora de la Hoz. En esta zona el río se encuentra encajado en un profundo cañón que, en algunos lugares alcanza más de 100 metros de desnivel. A todo esto hay que añadir la gran riqueza arqueológica e histórica que encierra en su interior esta garganta.

Gastronomía popular

Tradición y sencillez marcan la línea gastronómica castellana que se trabaja en los restaurantes de Sepúlveda. El plato estrella es, sin duda, el lechazo asado en horno de leña, una delicia para el paladar. Se pueden degustar también productos típicos derivados del cerdo, además de sopas y guisos castellanos. La repostería de alta calidad enamora a los amantes del dulce con soplillos, rosquillas o sobadas.