Ideal

SEMIfINALES

Federer se cita con la historia

Federer, primer finalista del Abierto de Australia.
Federer, primer finalista del Abierto de Australia. / aFP
  • El suizo buscará su decimoctavo ‘Grand Slam’ tras derrotar a Wawrinka y ya espera a Nadal o a Dimitrov en la final

A lo largo de los últimos años expresiones como «Quizá sea la última final de ‘Grand Slam’ en la que se vea a Roger Federer» o «Difícilmente ganará el suizo otro grande», han sido frecuentes. Desde Australia 2009, cuando Federer cayó ante Rafa Nadal en la final, su declive e incluso su retirada han estado en boca de todos. Pero Roger Federer, empeñado en callar bocas y demostrar por qué es el mejor tenista de la historia, llegó a su vigesimoctava final de ‘Grand Slam’, al vencer a su compatriota Stan Wawrinka por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3.

La evolución de Wawrinka en los últimos años, en los que ha ganado un Abierto de Australia, Roland Garros y el Abierto de Estados Unidos, no le confiere favoritismo frente a su ‘maestro’. El de Lausana ha perdido 18 de los 21 enfrentamientos con Federer, y ese duro dato presionó demasiado sobre la mente de Wawrinka, que esta vez no pudo apuntar con su dedo a su sien, gesto característico cuando gana partidos. El primer set fue la puntilla para estas sensaciones. Wawrinka jugó bien y dispuso de oportunidades (tres ocasiones de rotura), pero la figura de Federer es muy alargada y él sí aprovechó su oportunidad y cerró el set por 7-5 a la cuarta bola de ‘break’.

El duro golpe hundió a Wawrinka y dio alas a Federer, que a sus 35 años y en partidos a cinco mangas sabe que anotarse la primera es vital para encarar la victoria. Apenas hizo daño Wawrinka al resto y tan sólo ganó cinco puntos sobre el saque de Federer, insuficiente para contrarrestar el juego del de Basilea, que voló sobre la pista, se anotó un ‘break’ en el sexto juego y puso la contienda 2-0. Y Federer se durmió.

Federer se echó una siesta de media hora en la que Wawrinka, aquejado de dolores en la rodilla, consiguió llevarse las dos siguientes mangas (6-1 y 6-4). Federer se despistó y pese a que la estadística jugaba a su favor (nunca perdió un partido en Australia tras ir 2-0), tuvo que cerrar el partido en el quinto set como ante Kei Nishikori. No sin sufrir, ya que hasta que consiguió romper en el sexto juego, tuvo que salvar dos puntos de rotura. Federer sentenció a su amigo y compañero Wawrinka y el domingo disputará una final más de ‘Grand Slam’, en la que luchará contra Rafa Nadal o Grigor Dimitrov y contra su propia historia, la cual espera desde 2012 que levante su decimoctavo grande. «Siento que todo ha pasado muy rápido para llegar hasta aquí», comentó Roger Federer sobre la situación de haber llegado a la final tras seis meses fuera de competición. «Veré el partido (de este viernes) entre Rafa y Grigor por televisión», declaró el suizo sobre su posible rival en la final.

No pudieron llegar a su segunda final de ‘Grand Slam’ consecutiva Pablo Carreño y Guillermo García López. La pareja española cayó ante una de las mejores formaciones de la historia, los estadounidenses Bob y Mike Bryan. Los hermanos se llevaron la victoria por 7-6 (1) y 6-3 y jugarán la final contra Henri Kontinen y John Peers.