Ideal

roma

El mejor Nadal de siempre

Nadal celebra el triunfo en Madrid.
Nadal celebra el triunfo en Madrid. / Reuters
  • El balear nunca había conquistado Montecarlo, Barcelona y Madrid de manera consecutiva y podría ser número dos mundial si vence en Roma y Roland Garros

Títulos en Montecarlo, Barcelona y Madrid. Número cuatro del mundo. Primera raqueta en la Carrera de Campeones a Londres. 15 victorias consecutivas. ¿Se puede pedir más? Si se le pregunta a Rafa Nadal probablemente diga que aún queda camino por recorrer.

Tras la victoria en Madrid, el manacorense ya se entrena en Roma, la siguiente parada de un viaje que va camino de convertirse en el mejor de su vida. A las puertas del Coliseo romano, Nadal ha vencido en Montecarlo, Barcelona y Madrid, y encara Roma y Roland Garros con la posibilidad de conseguir el repóquer sobre tierra batida, algo inédito y que sólo podría llevar su firma.

Y es que nunca estuvo tan cerca de la gesta. El año pasado venció en Montecarlo y Barcelona, pero cayó en semifinales de Madrid. En 2013 sí se llevó Barcelona, Madrid, Roma y París, pero perdió en Montecarlo. En 2012 fue Fernando Verdasco en Madrid quien le apartó de la quíntuple corona, puesto que sí se hizo con los otros cuatro torneos. En 2010 hizo su temporada perfecta en tierra, 22 victorias y cero derrotas, que se tradujeron en cuatro títulos, pero no participó en Barcelona. Años de vértigo, que uno tras otro se fueron sucediendo con el ruido de fondo de «es imposible de repetir, de superar», pero Nadal está empeñado en reescribir su propia historia. Para ello los retos son vencer en Roma y Roland Garros, algo complicado, pero ahora mismo nadie parece capaz de hacerle sombra cuando la bola rebota sobre arcilla.

Este año Nadal sí es favorito tanto en la capital italiana como en la francesa. Ni Djokovic, al que ya derrotó en Madrid, ni Murray, que en tierra no da su mejor nivel, ni Federer, que no jugará en Roma y está por ver si lo hará en París, son capaces de hacer frente a Nadal en una superficie sobre la que ya acumula 340 victorias en su carrera. Y tendrá que sumar doce más -si no hay 'walkovers' (que no se presente el rival) de por medio- para completar la gesta.

El número uno en un futuro no muy lejano

No es este el único reto en el horizonte de Nadal. El balear suma 2.500 puntos en lo que se ha disputado sobre arcilla -por los 1.860 del año pasado-, y aún podría sumar 3.000 más. En las próximas semanas defiende 270 puntos por los cuartos en Roma y la tercera ronda en París de 2016, por lo que, si vence en ambas plazas, podría ascender hasta el número dos mundial al término de Roland Garros. A partir de ahí Nadal tendría el camino despejado hacia el número uno. En estos momentos el balear está a 410 puntos de Stan Wawrinka, a 1.650 de Djokovic y a 5.165 de Murray. La diferencia es amplia, pero tras la arcilla Nadal defenderá 370 puntos en el resto del año, por los 7.960 que defenderá Andy Murray o los 3.830 de Novak Djokovic. La mayor amenaza en estos momentos en el camino al trono sería Federer que no defiende nada a partir de Wimbledon, torneo para el que lleva preparándose desde que venció en Miami.

Nadal no pisa el número dos mundial desde octubre de 2014 y la última vez que lució la vitola de número uno fue en junio de ese mismo año. El reto es mayúsculo y la motivación máxima. «Ahora es tiempo de disfrutar», dijo Nadal tras vencer en Madrid, pero habrá que ver si por su cabeza no revolotea la idea de volver a dominar con puño de hierro un circuito, que añoraba su dominio desde hace tiempo.