Ideal

GP de Las Americas

Márquez responde a Viñales

fotogalería

Marc Márquez rueda en Austin. / Paul Buck (EFE)

  • Contundente Canet en Moto3; Márquez manda en Moto2

Austin se está postulando para albergar el primer duelo directo entre Maverick Viñales y Marc Márquez, algo que por una razón -mala elección de neumáticos- o por otra -caída- no se pudo presenciar ni en Losail ni en Termas de Río Hondo. La jornada en el Circuito de Las Américas comenzó con un primer entrenamiento libre dominado por la Yamaha, un sólido ejercicio del que Viñales salió con más de medio segundo de ventaja sobre su rival. La réplica llegó por la tarde, aunque con matices. Sí, Márquez concluyó la jornada marcando el mejor tiempo, sobre el papel una buena señal acerca de sus opciones de hacerse con la quinta victoria en cinco carreras en Austin. La parte no tan positiva es que mientras que el de Cervera hacía uso de un juego de neumáticos nuevos, Viñales se dedicó a trabajar con usados en lo que desveló desde el jueves como su máxima preocupación, el ritmo en las últimas diez vueltas de la carrera. “Aún no he montado el neumático blando y cuando he hecho el tiempo tenía diez vueltas en el que llevaba, así que realmente no sé dónde podemos llegar”, explicó Viñales tras firmar el tercer mejor crono de la jornada, por detrás de Márquez y también de otra Yamaha, la del debutante Johann Zarco. “Lo que sí que sé es que estamos haciendo un buen trabajo. Al final he intentado llevar los neumáticos hasta la distancia de final de carrera; no podía hacer muy buen ritmo y en la última salida no encontraba pista libre, hice algunos sectores pero los sectores que hice fueron buenos y eso me permite estar contento. Además, he probado la electrónica, que era una de las cosas importantes para hoy”. Esa superioridad, ligera, pero importante en este trazado tan Márquez, fue reconocida por el piloto de Honda, que reconoció no poder ser tan rápido este año como lo había sido en el pasado, incluso aceptando que esta versión de la RCV es superior a la de 2016.

Más información

“No tengo mucha explicación para eso”, reconoció. “Sí que el circuito está más bacheado y eso hace que no podamos repetir las líneas del pasado, que incluso haya que hacer más metros, por eso creo que no vamos tan rápido. Además reconozco que estoy fallando en el último parcial. No puedo decir que sea la moto porque tanto Crutchlow como Dani lo están haciendo mejor que yo, así que tengo que estudiar bien por qué es esto y entender cómo trazar mejor para ganar tiempo en ese parcial”. Los baches fueron uno de los puntos clave del arranque del gran premio norteamericano. De hecho, lo pilotos pusieron el tema sobre la mesa en la reunión de la Comisión de Seguridad en la que se encuentran cada viernes con el máximo responsable del campeonato, Carmelo Ezpeleta, y con los responsables de seguridad del Mundial de Motociclismo. Dicho esto, Márquez salió por primera vez de un entrenamiento en Austin sin esa sensación de superioridad a la que estaba acostumbrado. Mientras que en años anteriores debía usar la cautela para no exagerar su favoritismo, aquí pudo tirar de realidad para otorgar ese rol, en este arranque de gran premio, a Viñales. “Es un poco más rápido, hay que reconocerlo”. “No sé cuánto habría podido mejorar mi tiempo si hubiese montado el neumático blando”, apuntó Viñales. “Zarco lo ha puesto al final y ha mejorado un segundo, porque este, al ser un circuito largo, permite ir ganando tiempo en cada parcial cuando llevas neumáticos frescos. A lo mejor estamos hablando de dos o tres décimas, pero no lo sé”. La primera prueba de fuego al nivel de cada uno llegará con la disputa de la pole el sábado por la noche. Aunque los dos pilotos, con permiso del resto de competidores, se han citado el domingo, en una carrera que puede desvelar muchas cosas de este MotoGP 2017.

En cuanto a las otras dos categorías, dominio absoluto y rotundo de Arón Canet en Moto3. Por la mañana, el valenciano terminó con 1.1 segundos de ventaja sobre Romano Fenati, una barbaridad; por la tarde mejoró algo su registro para finalizar con más de siete décimas sobre el líder de la general, Joan Mir. “Este es uno de mis circuitos preferidos del calendario junto a Le Mans”, explicó el pupilo de Emilio Alzamora. “Desde el primer momento he rodado con confianza, he tirado solo y me han salido los tiempos; eso me ha hecho sentirme cómodo y poco a poco mejorar”. Otro de los pilotos de Alzamora, Alex Márquez, fue el mejor en Moto2, un resultado moralmente importante después del palo que supuso para el pequeño de los Márquez terminar por los suelos en la carrera de Argentina cuando sólo quedaban cuatro vueltas para el final y tenía garantizado un buen segundo puesto por detrás del líder, Franco Morbidelli, segundo en el arranque en Austin.