Ideal

Fin de semana libre en el Dakar

El argentino Jose Julian Kozac llega al final de la quinta etapa entre Tupiza y Oruro en Bolivia.
El argentino Jose Julian Kozac llega al final de la quinta etapa entre Tupiza y Oruro en Bolivia. / Franck Fife (Afp)
  • La meteorología obliga a cancelar la 6ª etapa del Dakar, prevista entre Oruro y La Paz, y los competidores empalmarán con la jornada de descanso de este domingo

A la dura idiosincrasia del Dakar se unieron las dificultades meteorológicas cuando empezó a disputarse en Sudamérica. Todos los años desde que aterrizó allí, las lluvias o incluso la nieve han compartido protagonismo con las áridas dunas o los inmensos vados de los ríos, y han acortado o incluso anulado etapas enteras. En este 2017 recién estrenado no podía ser menos: no se disputa la etapa 6.

La organización, con Marc Coma como portavoz, informó en el campamento de Oruro ya de madrugada que la etapa de este sábado debía cancelarse. Tras acortar notablemente la especial del viernes, el director deportivo del raid se lamentó de que no se pudiera competir en condiciones de seguridad mínimas una de las que venían a ser la etapa reina de esta edición. Tras constatar que varios pilotos aún estaban intentando llegar a la meta de la jornada anterior, a Coma no le quedó más remedio que firmar la ‘defunción’ del tramo de 527 kilómetros (513 para camiones) que iba a tener llegada en la capital boliviana.

El comunicado de la organización no puede ser más claro: “Son varios pilotos que todavía siguen recorriendo la especial. Las condiciones meteorológicas les están impidiendo llegar al vivac para preparar la etapa siguiente en buenas condiciones. Además, el equipo de reconocimiento enviado por la organización ha constatado que el terreno por el que debía discurrir la etapa se encuentra cada vez peor, por lo que queda cancelada la 6ª etapa entre Oruro y La Paz”.

Dado que este domingo ya había prevista una jornada de descanso, los pilotos, copilotos, mecánicos y demás miembros de la caravana del Dakar gozarán de un fin de semana de relativo relax antes de afrontar la durísima etapa del lunes: la primera jornada maratón de este Dakar, que marca el regreso hacia Argentina, con primera parada (esta vez sin asistencias) en Uyuni.