Ideal

Rugby

Unión Rugby Almería vuelve a escena para encarrilar la permanencia

Unión Rugby Almería fue el dominador del partido de principio a final.
Unión Rugby Almería fue el dominador del partido de principio a final. / IDEAL
  • URA hace una buena lectura de situación tras mes y medio de parón y defenderá 19 puntos de renta ante Majadahonda tras una primera parte rotunda

No era nada sencillo calzarse de nuevo las botas y plantarse ante la calidad y las ganas de un aspirante a la segunda máxima categoría del rugby nacional. Es por ello que todo debe tener lectura en el contexto adecuado y lo planteado por URA en el Valle del Arcipreste fue muy inteligente. Dándole la vuelta a la primera apuesta, la de verlas venir y sentenciar en la recta final, Pablo Jiménez prefirió no andarse con chiquitas y dejar la diferencia actual de categoría pese a llevar un mes y medio sin jugar. Es por ello, su equipo comenzó muy arriba, concentrado y pensando en anular de entrada los ánimos de los locales. El punto débil, la falta de rodaje, se tenía bien asumido.

Sin 'juego real' desde el 2 de abril salvo el 'doméstico' Costa de Almería-URA del Memorial, y con el obligado respeto a un gran rival que tras 25 años de buen trabajo tenía el ánimo de aprovechar su segunda oportunidad de alcanzar la División de Honor B, las motivaciones mentales se tenían claras. En relación a los conceptos táctico y técnico, el primero, perfecto, y el segundo, aceptable. Se hicieron cinco ensayos antes del descanso y se recibió uno fuera de tiempo y con Armstrong expulsado. El 0-31 se debió al orden defensivo, las ideas claras en ataque y a un excelente trabajo en placaje, cuestiones que redujeron el impacto de los errores normales por falta de rodaje.

Atemperar al rival

Con todo, el primero con opciones de anotar fue Majadahonda, con un golpe de castigo a palos no transformado. Unión Rugby Almería había superado una fase en la que el cuadro local se había venido un poco arriba, y además, en

el minuto 10, llegó el primer ensayo de Royal Mwale. Una patada defensiva larga acompañada de error de recepción del zaguero majariego propició la primera melé, muy bien aprovechada por la delantera cruzada para que el talonador se fuera a zona de marca y anotara un try no transformado por Graciarena. La primera cortina defensiva de URA frenó el bueno y vistoso juego a mano de los madrileños, que no lograban inquietar cerca de la línea de 22.

De hecho, en una enorme labor defensiva con recuperación, Tom Armstrong se impuso por fuerza y velocidad, muy bien doblado por Nacho de Luque, zaguero en el XV titular en lugar de mediomelé, y su carrera por la derecha acabó en el segundo ensayo almeriense. Está vez Graciarena sí acertó y el tanteo se fue al 0-12. Fuerte URA, tras la mínima parada en el primer cuarto del tiempo para el agua, se rozó el try tras otra melé que optó por la inteligencia y no el empuje, lo que tuvo continuidad en recuperación para que la potencia de Royal hiciera el resto. El zimbabuense hacía el tercer ensayo, pero con el mérito repartido entre todos por la brillantez del juego a mano. 0-17 al no ser transformado.

No había apenas réplica arriba de Majadahonda, que se quedó sin Cornejo en el minuto 24 por una fea acción sobre Quisquilla, mediomelé titular con una sobresaliente actuación. Superiores en las estáticas, lo que es un mérito dada la falta de rodaje, fue la concentración defensiva la que auspició otro robo por el centro, con manos rápidas de Varas, que corrió como solo él tiene opciones para hacer el cuarto ensayo, ahora bajo palos. Graciarena completó los siete puntos y URA mandaba por 0-24 antes de la media hora. Enorme labor en los apoyos, con individualidades pero un notable juego colectivo, otra muestra fue el quinto ensayo, tras melé de nuevo, y con Nacho de Luque depositando.

La pizarra de Jiménez había funcionado a la perfección con un 0-31 que no se pudo conservar ya fuera de tiempo. Majadahonda apretó los dientes de un modo encomiable, hubo dos golpes de castigo contra los cruzados y en la tercera fase los locales hicieron try bajo palos, pero sin Armstrong en el campo tras ser expulsado por palmear un balón al intentar recuperarlo. Muy sencilla transformación antes del camino de vestuarios con un 7-31, que pese a la renta a favor no permitía relajación alguna. De hecho no se produjo, y el choque se apretó mucho por la gran labor del cuadro majariego sabiendo que la vuelta en Almería va a ser muy dura y que tenía que reducir la desventaja como fuese.

Dominadores

Tras una reanudación sin dominador claro, otra vez fue Ismael Varas el que cruzó de un lado a otro lateralmente, robó y puso la directa para plantarse en la zona de marca después de eludir con su velocidad y habilidad a los rivales. En su intento de centrar la patada posterior fue interceptado por un rival, pero depositó el oval y se estableció el 7-38 gracias a la pericia de Graciarena, con un porcentaje de acierto muy elevado. No se rindió ni mucho menos el cuadro local, que dio todo lo que tenía y que aprovechó muy bien el centro. Todavía sin Armstrong en el campo, hizo su segundo ensayo muy pronto, seguido de un tercero con patada de calidad y fe bajo palos.

En esa jugada se lesionó Royal Mwale y tocó dar serenidad a un escenario de resurgimiento local, pero con 19 puntos de ventaja todavía. Se ganaron metros y se vio poderoso en melé, mejor que en la primera parte. Tanto fue así que se pidió una en un golpe de castigo, la segunda consecutiva, y otra vez surtió el efecto oportuno con Lucas Melián firmando el séptimo ensayo almeriense. Los ánimos de remontada de Majadahonda tuvieron que tornarse a los de un tanteo que dejara la eliminatoria 'no imposible'. URA refrescó con los cambios y lució defensa en un trabajo encomiable que, pese a todo, no impidió un ensayo más que dejó el marcador definitivo en 26-45. Almería defenderá 19 o querrá más.

En ese sentido, Pablo Jiménez, el entrenador de los cruzados, no acabó del todo satisfecho con el desarrollo del partido dado «el desorden que se ha visto en la segunda parte por no haber continuado ceñidos al plan de juego». De hecho, pide una semana de «entrenamiento duro y máxima concentración» al no dar por cerrada la eliminatoria. «Ni mucho menos, así que habrá que trabajar fuerte y pedimos además que nuestra fabulosa grada sea ese jugador más que cada vez que jugamos en casa empuja tanto o más que los que están sobre el terreno de juego». Hecho el llamamiento, la resolución se vivirá en el Emilio Campra el domingo 25 con Jiménez buscando mejor rendimiento.