Ideal

voleibol

Unicaja Almería - Río Duero: Este sí es el derbi

Este sí es el derbi
  • Unicaja visita a Río Duero, rival desde la primera temporada en Superliga

Cuando se habla de Unicaja Almería y Río Duero Soria no se habla de modas. Ambos equipos son los dos más veteranos de la categoría, los sorianos un año más de vida en la élite del voleibol nacional. Ambos se ven las caras hoy, nuevamente, como tantas veces desde hace tantos años. Se ven, frente a frente, la historia de las tres últimas décadas del voley español, dos, equipos que, más allá de los títulos, han planteado una rivalidad sana más allá de los títulos, un derbi con solera. De hecho, la historia de los títulos de ambos tiene pasos previos ligados a partidos entre ambos. La primera Superliga que ganó Unicaja Almería, por ejemplo, comenzó a ganarse en el ‘viejo’ Pabellón de La Juventud de Soria un día de Andalucía y fue ante el cuadro soriano ante quien se celebró aquella primera conquista.

Hoy las cosas puede que sean diferentes. Río Duero ha estado ‘tocado’ por la crisis y la reducción del presupuesto puede haber hecho que no sea un equipo que aspire a títulos –de hecho está ahora mismo fuera de la Copa del Rey, que permite la participación a los seis primeros–, pero siempre se ha caracterizado por ser un equipo competitivo. En su cancha, el hecho de que Unicaja Almería sea un rival histórico, el más histórico para los sorianos, se crece y tiene capacidad para comprometer el triunfo del más grande.

Punto y seguido

No podía haber un mejor final para un año importantísimo en los anales de Unicaja Almería que rendir visita a Los Pajaritos. Ha sido un 2016 extraordinario, en el que se alcanzó el sueño por el que se luchaba, el primer triplete de la historia del club más laureado de todos los tiempos en este país, en el que la fase regular de la nueva temporada marcha impoluta y en el que además se ha sabido luchar, rozar y perder con honor otro título. No cabe olvidar que se han reforzado los cimientos.

Unicaja Almería no está dispuesto a que sea en tierras castellano-leonesas, donde construyó sueños o vio escaparse otros, donde acabe la racha de victorias que los blanquiverdes conservan en la Superliga. Sólo un set perdido en las nueve jornadas hasta ahora celebradas confirman a los almerienses como el equipo a batir, el rival más potente, el motivo para doblegar esfuerzos por parte y parte.

Los de Piero Molducci acusaron la pasada semana el traspié que supuso la derrota en Teruel, en la Supercopa, aunque para ser más exactos lo que acusaron fueron los 4.500 kilómetros, con sólo un par de entrenamientos, para preparar ambos partidos. Ante Cajasol Juvasa hubo dudas de principio, provocadas por los errores. Controlados estos, se vio el rendimiento de quien hoy también debe conseguir la victoria. El equipo nazareno, por ejemplo, concentró gran parte de sus once errores de la primera manga en el tramo final del set, cuando ganaba con solvencia a un equipo que había cometido gran parte de sus ocho errores en el tramo inicial del partido. Y aún así, superando la media de 6 errores por set, el equipo blanquiverde logró la victoria. Controlar el error es la clave para ganar, siempre, sin hacer distinciones entre los rivales a los que se enfrenta el equipo y la cita de hoy es de esas en las que el error ‘contamina’.

Por parte ahorradora, la feliz noticia es haber regresado a la ‘normalidad’ de sólo un viaje en la semana, pese a que se trata de un desplazamiento de ocho horas en autobús para recorrer 776 kilómetros y eso que Soria está casi en línea recta al norte, de muy similar coordenada de longitud a Almería. La carretera no está trazada así, como tampoco el voleibol es tan sencillo ni de trazos sólo rectos. La metáfora encaja perfectamente con lo que supone el partido de broche de 2016, el año de ‘más luces’ para el club blanquiverde. El clásico del voleibol español viene a poner el mejor final posible y no puede ser jamás de una sola lectura, sino que dará un gran espectáculo sobre la cancha para el que Unicaja se ha preparado.

Piero Molducci espera un mejor juego que frente a Cajasol el pasado sábado y se basa en que se ha vuelto a entrenar después de la locura de la semana anterior. Su análisis del rival ha sido concienzudo gracias al trabajo habitual que con las estadísticas hace Guille Carmona y además está el manejo de las sensaciones y del estado de forma de su plantilla. Sin sobresaltos físicos, toda la artillería de los ahorradores está dispuesta al último esfuerzo antes del parón navideño, con el reto de seguir invictos ampliado incluso con el de no recibir ningún set más en contra y dejarlo en solo uno en el cómputo global de lo que va de temporada. Si se mira más lejos, en una fase regular y media sólo se ha perdido una vez.

Unicaja Almería fue campeón la pasada Superliga tras haber cedido tres puntos nada más antes de los play offs, con una única derrota en la jornada 20 por 2-3 ante CAI Teruel. Por lo tanto, lleva un año y tres meses siendo el más regular, en una línea exigida por Molducci.

Partido vital

El partido es vital para Río Duero Soria, en la séptima plaza de la clasificación y a tres puntos de Cajasol Juvasa y Voley Textil Santanderina. Por lo tanto, se puede considerar su último tren, puede que penúltimo, para viajar hasta la fase final de la Copa del Rey allá a finales de febrero de este entrante 2017. Necesita ganar para llegar con opciones a la última jornada de la primera vuelta o en el peor de los casos conseguir un punto o sostener tanteos apretados con el líder por los coeficientes y aprovechar los posibles pinchazos de sus rivales. Textil visita Palma y recibe a Ushuaïa Ibiza, calendario muy complicado, mientras que Cajasol recibe en Los Montecillos a CV Mediterráneo y visita a Vecindario.

A favor de Río Duero está que por primera vez en la temporada ha sido capaz de enganchar dos triunfos seguidos, y eso es un plus en su moral. Ganó en casa a los culés y volvió a hacerlo en cancha de Cáceres por 1-3. La referencia de esa cita dice que tiene dos artilleros de gran potencial, el opuesto francés Winkelmuller y el receptor español Salvador, autores de 24 y 20 puntos respectivamente, y que su colocador, el también francés Oriol, da un alto rendimiento. La gran incógnita del equipo soriano es su posición de centrales, por ahora poco decisiva y con cambios, y con la duda de si jugará Alberto Salas, un gran jugador que pasó por las filas de Unicaja Almería dejando una profunda huella humana y deportiva.